15 de enero de 2013 / 15:48 / hace 5 años

Legislador suní muere en ataque suicida en Irak

Por Kamal Naama

FALLUJA, Irak (Reuters) - Un ataque suicida causó la muerte el martes de un legislador suní que visitaba una zona en construcción en la provincia de Anbar, en el oeste de Irak, lo que amenaza con profundizar las protestas contra el primer ministro chií Nuri al-Maliki.

El atentado contra Efam al-Esawi, miembro del bloque político Iraqiya, se produce en medio de la creciente tensión por las manifestaciones suníes en contra del Gobierno de Maliki, quien pertenece a la mayoría chií de Irak.

Infiltrado como un obrero, el atacante abrazó a Esawi antes de detonar un explosivo contra el político, que alguna vez hizo campaña contra Al Qaeda luego de la invasión a Irak dirigida por Estados Unidos en el 2003, informaron funcionarios locales y fuentes policiales.

Nadie se adjudicó la responsabilidad por el ataque. Pero los insurgentes estarían buscando aumentar las tensiones por protestas suníes, en momentos en que la violencia sectaria está nuevamente creciendo desde que las tropas estadounidenses abandonaron el territorio en diciembre del 2011.

"Uno de los trabajadores en el lugar se dirigió a él, que pensó que quería algo. El obrero lo abrazó y luego se inmoló", dijo Sadoun Ubaid, vicepresidente del consejo de la provincia de Anbar.

"Este hombre fue blanco porque dirigió una lucha contra Al Qaeda. Es por eso que habrían apuntando a él", señaló Ubaid.

Esawi era uno de los artífices de la resistencia de la tribu Sahwa contra Al Qaeda en el bastión suní de Anbar, que ayudó a inclinar la guerra de los insurgentes con las tropas estadounidenses en favor de los foráneos en el punto álgido del conflicto entre ambos bandos.

El ala iraquí de Al Qaeda, el Estado Islámico de Irak, se ha comprometido a recuperar el terreno perdido durante la guerra y se ha fortalecido por los islamistas suníes que luchan contra el presidente Bashar al-Assad en la vecina Siria.

PRUEBA PARA MALIKI

Las protestas suníes se han convertido en una dura prueba para Maliki desde que emergieron a fines de diciembre, luego de que las autoridades arrestaran a los guardias del ministro de Finanzas suní Rafaie al-Esawi, por cargos de terrorismo.

Los líderes suníes señalaron que esos arrestos fueron parte de una campaña extendida de las fuerzas de seguridad iraquíes para perjudicar injustamente a su secta minoritaria. Muchos suníes sienten que han sido marginados del Gobierno liderado por los chiíes.

El malestar social incentivado por la guerra civil siria, donde los insurgentes mayoritariamente suníes están luchando por derrocar a Assad -un aliado del Irán chií-, está generando tensiones regionales y poniendo a prueba el frágil equilibrio sectario y étnico de Irak.

Casi 4.500 civiles murieron durante el 2012 en Irak en episodios de violencia relacionados con la insurgencia, en lo que es el primer incremento anual en la cifra de muertos en tres años, según el grupo de derechos humanos Iraq Body Count.

Reporte adicional de Aseel Kami y Ahmeed Rasheed en Bagdad. Escrito por Patrick Markey.; Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below