16 de enero de 2013 / 0:04 / hace 5 años

Francia se quedará en Mali hasta restaurar la estabilidad

6 MIN. DE LECTURA

Por Bate Felix y Elizabeth Pineau

BAMAKO/DUBAI (Reuters) - Francia prometió el martes mantener sus tropas en Mali hasta que la estabilidad regrese al país del oeste africano, planteando la posibilidad de una larga operación contra rebeldes vinculados a Al Qaeda, que no cedieron terreno pese a cinco días de ataques aéreos.

París ha enviado cientos de soldados a Mali y realizó 50 bombardeos aéreos desde el viernes en la mitad norte del país, bajo control islamista y que estados occidentales y de la región temen pueda convertirse en una base para ataques de grupos armados islamistas en África y Europa.

El ministro galo de Defensa, Jean-Yves Le Drian, dijo que pese al apoyo aéreo francés, las fuerzas malienses no han podido expulsar a combatientes islamistas de las localidades de Kona ni de Diabaly, situadas 350 kilómetros al noroeste de la capital, Bamako.

Una columna de vehículos blindados franceses salió el martes hacia el norte desde la capital ribereña de Bamako hacia las líneas rebeldes, en el primer gran despliegue por tierra en esa dirección. Un oficial militar declinó hacer comentarios sobre su objetivo.

Está previsto que miles de soldados africanos tomen el relevo en la ofensiva, pero los ejércitos de la región están teniendo problemas para acelerar la operación, que se había planificado para dentro de varios meses.

La ofensiva se vio adelantada por la campaña francesa de bombardeos, iniciada para detener un avance rebelde sobre una localidad estratégica la semana pasada.

El presidente François Hollande indicó que Francia seguirá teniendo un papel importante en su ex colonia en los próximos meses, en declaraciones durante una visita a Emiratos Árabes Unidos en la que buscó apoyo financiero de los estados del Golfo para la misión de liderazgo africano.

"Tenemos un objetivo. Asegurar que cuando nos vayamos, cuando terminemos nuestra intervención, Mali sea segura, tenga autoridades legítimas, un proceso electoral y sin más terroristas amenazando su territorio", dijo Hollande en una rueda de prensa.

París ha dicho que tiene previsto desplegar 2.500 soldados para reforzar al Ejército maliense y trabajar con la fuerza de intervención de los estados de la zona.

Los jefes de Defensa del oeste de África se reunieron el martes en Bamako para aprobar los planes de acelerar el despliegue de 3.300 soldados de la región, contemplados en un plan de intervención con respaldo de Naciones Unidas que estaría liderado por africanos.

Nigeria prometió desplegar soldados en 24 horas, y Bélgica señaló que enviará helicópteros y aviones de transporte para ayudar, pero los ejércitos del oeste de África necesitan tiempo para ser operativos.

Control Rebelde

El norte de Mali, una vasta e inhóspita zona de desierto y montañas, fue tomado el año pasado por una alianza islamista que combina a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), rama en la región de la organización armada, con la escisión MUJWA y los rebeldes locales de Ansar Dine.

Los retrasos para secundar con una ofensiva por tierra los bombardeos franceses sobre bases islamistas y depósitos de combustible podrían permitir a los insurgentes huir al desierto y las montañas, reagruparse y contraatacar.

Los rebeldes, que según fuentes francesas están bien armados y tienen amplia capacidad de movimiento, han demostrado que pueden devolver el golpe, arrebatando el lunes a fuerzas gubernamentales el control de Diabaly, a 350 kilómetros de Bamako.

Vecinos de la ciudad señalaron que el lugar seguía bajo control islamista el martes pese a varios ataques aéreos que sacudieron las casas.

En Kona, cuya captura el jueves provocó la intervención francesa, los vecinos dijeron que había combatientes islamistas acampados en torno a la ciudad. El Ejército se retiró también tras entrar el sábado en la localidad.

Senegal, Burkina Faso, Níger, Nigeria y Guinea han ofrecido tropas.

Pero Nigeria, que se espera lidere la misión, ha advertido ya de que aunque lleguen más tropas a Mali, su formación y equipamiento llevará más tiempo.

El mayor productor de petróleo del África subsahariana, que ya tiene fuerzas de paz en la región sudanesa de Darfur y libra una sangrienta y difícil lucha en casa contra la secta islamista Boko Haram, podría tener problemas para cumplir su promesa de enviar 900 hombres.

Un destacado asesor del Gobierno nigeriano dijo que el despliegue en Mali está poniendo a prueba al Ejército del país.

"Todo el asunto es un lío. No tenemos tropas con experiencia en esas condiciones extremas, ni siquiera en cómo evitar que toda esa arena arruine tu equipo. Y nos enfrentamos a tipos curtidos en batalla que viven en esas dunas", dijo el asesor, pidiendo no ser identificado por lo sensible del asunto.

Varios expertos en seguridad han advertido de que la intervención multinacional en Mali, presentada en términos de una campaña de los gobiernos contra el "terrorismo", podría provocar una reacción yihadista contra Francia, Occidente y sus aliados africanos.

Al Shabaab, que el fin de semana truncó una operación francesa para rescatar a un agente secreto galo al que tenían retenido, instó a los musulmanes de todo el mundo a alzarse contra lo que tachó de ataques "cristianos" contra el Islam.

"Nuestros hermanos en Mali, mostrad paciencia y tolerancia y venceréis. Los aviones de guerra nunca liberan una tierra", afirmó en una página web rebelde el jeque Ali Mohamud Rage, portavoz de Al Shabaab.

Fuentes estadounidenses señalaron que Washington está compartiendo información con las tropas francesas en Mali y estudia prestar capacidades logísticas, de vigilancia y de transporte aéreo.

"Hemos hecho un compromiso de que Al Qaeda no va a encontrar ningún lugar donde esconderse", dijo a la prensa el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, al comenzar una visita a Europa. Panetta añadió después que Washington no tiene planes de enviar tropas a Mali.

Información adicional de Elizabeth Pineau, Raissa Kasolowsky, Felix Onuah, Tim Cocks, Abdi Sheikh, Michelle Nichols, Louis Charbonneau, Richard Valdmanis, Joe Bavier, Jan Vermeylen y Emma Pinedo, Escrito por Pascal Fletcher, Daniel Flynn y David Lewis; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below