18 de enero de 2013 / 17:24 / en 5 años

Islamistas de Mali, más duros de lo que Francia preveía: enviados

Unos soldados franceses realizan una guardia en la base de la Fuerza Aérea de Mali cerca de Bamako, ene 18 2013. Los primeros enfrentamientos entre las tropas francesas y los islamistas en Mali mostraron que los combatientes del desierto de Sahara están mejor preparados y equipados de lo que Francia había previsto antes de la intervención militar de la semana pasada, dijeron diplomáticos franceses y de Naciones Unidas. REUTERS/Eric Gaillard

Por Louis Charbonneau

NACIONES UNIDAS (Reuters) - Los primeros enfrentamientos entre las tropas francesas y los islamistas en Mali mostraron que los combatientes del desierto de Sahara están mejor preparados y equipados de lo que Francia había previsto antes de la intervención militar de la semana pasada, dijeron diplomáticos franceses y de Naciones Unidas.

La constatación de que los combates podrían ser más sangrientos de lo previsto en las semanas -o meses- próximos podría hacer que los países occidentales sean más reacios a implicarse con Francia. Las autoridades francesas, sin embargo, esperan que sus aliados los respalden, según los diplomáticos.

“El costo de un fracaso en Mali sería alto para todos, no sólo para el pueblo de Mali”, dijo un diplomático africano el jueves. Al igual que otros enviados, habló bajo condición de anonimato por la delicadeza de los temas militares y diplomáticos.

El secuestro de docenas de rehenes en la vecina Argelia, donde las tropas argelinas lanzaron una operación militar para rescatar a los cautivos de insurgentes en una planta gasífera en el desierto, también plantea la posibilidad de que la violencia islamista se extienda más allá de las fronteras de Mali.

Los diplomáticos hicieron estas declaraciones después de que las tropas francesas tuvieran sus primeros combates con los rebeldes islamistas en los últimos días. La guerra sobre el terreno parecía cerca de escalar el jueves, a medida que las tropas francesas rodeaban la localidad de Diabaly, atrapando a los rebeldes que la habían capturado hace tres días.

“Nuestros enemigos estaban bien armados, bien equipados, bien entrenados y determinados”, dijo un alto cargo diplomático francés.

“La primera sorpresa fue que algunos de ellos están resguardando el terreno”, dijo, añadiendo que los otros habían huido durante seis días de ataques aéreos franceses destinados a frenar la ofensiva integrista y evitar la caída de la capital, Bamako.

Fuerzas francesas, malienses y africanas se enfrentan a un coalición islamista, que incluye al ala norte africana de al Qaeda, AQMI, y los grupos locales Ansar Dine y MUYAO. La variopinta mezcla de tuaregs, islamistas y yihadistas ha permanecido unida por la amenaza de la intervención militar exterior al que llamó el Consejo de Seguridad el mes pasado.

Se cree que algunos de los integristas han sido formados y entrenados por el Gobierno del difunto líder libio Muamar el Gadafi, que fue depuesto y murió a manos de los rebeldes en una guerra civil en el 2011.

LA NEBLINA DE LA GUERRA

Una serie de diplomáticos dijeron que está claro que la primera evaluación que los franceses habían hecho de los insurgentes subestimó su fortaleza. Es un punto de vista que los altos cargos franceses no discuten.

“Están mejor entrenados, creo, de lo que los franceses habían previsto al principio y están combatiendo con más fortaleza de lo que habíamos previsto”, dijo un diplomático occidental de alto rango.

Otros enviados apuntaron que los 2.000 soldados que ha prometido Chad, que tienen una amplia formación en lucha en el desierto, aún tienen que llegar y aún ha de verse cómo se desenvolverán.

Los diplomáticos dijeron que las evaluaciones ampliamente optimistas sobre los islamistas se debían a lo que varios de los enviados descubrieron como “la niebla de la guerra”, donde la claridad es inusual y es difícil obtener información precisa y datos de inteligencia acertados.

El diplomático occidental dijo que no había nada que sugiriera que los franceses se estuvieran viendo superados sobre el terreno y señaló el logro del primer objetivo de París, que era frenar la ofensiva islamista.

“Creen que tomaron las decisiones que tenían que tomar a corto plazo”, dijo.

“Pero inevitablemente, en estas situaciones, nunca sabes cuál va a ser el resultado, o qué consecuencias va a tener, o cuál es la salida estratégica. Pero han tenido éxito en proteger Bamako, que podría haber caído”, agregó.

Nicolas van de Walle, profesor de la Universidad de Cornell, dijo que los rebeldes han demostrado un “conocimiento superior de este terreno muy difícil, su capacidad para atravesar las fronteras y una movilidad impresionante”.

Las tropas francesas suman 1.400 hombres, dijo el jueves el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y se espera que ese número crezca hasta 2.500. También van a llegar soldados africanos.

¿INCORRECTA INTELIGENCIA ARGELINA?

El norte de Mali cayó bajo control islamista después de un golpe militar en marzo del 2012 en Bamako, que desencadenó una ofensiva tuareg que se hizo con el control del norte y dividió en dos al país del oeste de África.

El mes pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el envío de una fuerza encabezada por africanos para ayudar al Gobierno de Mali a recuperar el norte. Esa fuerza estará compuesta por hasta 3.300 efectivos, pero no se espera su despliegue en el norte antes de septiembre.

Los franceses y otros han instado a que se acelere el despliegue de esa fuerza a la luz de la situación de emergencia a la que se enfrenta el país.

Hasta ahora todo el Consejo de Seguridad -incluida la a menudo escéptica Rusia- apoya a los franceses, dijeron los diplomáticos.

Pese a ese respaldo diplomático, los enviados dicen que los países occidentales han ofrecido a Francia poco del apoyo logístico que ha solicitado. Naciones Unidas aceptó la petición francesa de más capacidad aérea para transportar tropas, y diplomáticos de la ONU indicaron que París esperaba aún que Washington pueda proporcionar aviones no tripulados y capacidad de recarga de combustible en el aire.

Las sorpresas sobre el conflicto de Mali no se han limitado al comportamiento de los integristas en el campo de batalla, dicen los diplomáticos.

Antes de que los islamistas lanzaran su ofensiva a principios de este mes y amenazaran con tomar Bamako, la inteligencia argelina había concluido que elementos de Ansar Dine estarían abiertos a la negociación y que no combatirían junto a AQMI y otros.

Esa evaluación demostró ser incorrecta.

“Se cree que hubo vínculos entre elementos de Ansar Dine y elementos de la inteligencia argelina”, dijo un diplomático a Reuters. “Pero esos vínculos parecen haber desaparecido”, añadió.

Argelia permite a su ex metrópoli usar su espacio aéreo, algo que los diplomáticos dicen que no es un tema menor y muestra el compromiso de Argelia con los esfuerzos de Francia en Mali.

Argel tiene mucho en juego, dado que no quiere que los islamistas de Mali se retiren a su territorio, donde podrían llevar a cabo operaciones como la que el miércoles condujo al secuestro de docenas de rehenes.

Traducido por Inmaculada Sanz; Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below