En China, existen señales de que podría terminar política de un hijo

lunes 21 de enero de 2013 20:12 GYT
 

Por Sui-Lee Wee y Hui Li

JIUQUAN, China (Reuters) - China estaría considerando flexibilizar su dura política de un hijo debido a mujeres como Hu Yanqin, quien vive en un pueblo en el límite del desierto de Gobi.

Cuando Hu se casó con un trabajador de la construcción siete años atrás, sabía que iba a tener sólo un hijo, aunque el área en la que reside, la región de Jiuquan en la noroccidental provincia de Gansu, es uno de los poco lugares en China en los que desde 1985 se permite tener dos niños.

"Las personas que tienen dos niños son los que están mejor económicamente", dijo Hu, de 32 años, cuando dejaba a su hijo de 6 años en el jardín de infantes. "La mayoría de la gente en mi pueblo tiene un niño", agregó.

Activistas a favor de reformar la política de un hijo en China usan a Hu y a millones de mujeres como ella como evidencia de que flexibilizar la ley no llevará a un incremento en los nacimientos del país más poblado del mundo.

Jiuquan tiene una tasa de natalidad de 8 a 9 por 1.000 personas, más bajo que el promedio nacional de aproximadamente 12 nacimientos por 1.000 personas.

La política, implementada desde 1980 junto a otras reformas que llevaron a rápida expansión económica, es vista cada vez más como un obstáculo para el crecimiento y un presagio de problemas sociales.

La fuerza laboral del país, en unos 930 millones de personas, comenzará a declinar en el 2025 a una tasa de 10 millones de personas por año, muestran proyecciones. Mientras tanto, la población anciana del país llegará a 360 millones para el 2030, desde unos 200 millones de personas en el 2013.

"Si esto sigue así, no habrá contribuyentes, ni trabajadores y nadie que cuide a los ancianos", dijo Gu Baochang, un profesor de demografía en la Universidad Renmin.   Continuación...