Rebeldes sirios se enfrentan con kurdos en el noroeste: activistas

martes 22 de enero de 2013 10:51 GYT
 

BEIRUT (Reuters) - Al menos 56 personas murieron en una semana de enfrentamientos en el noreste de Siria entre insurgentes que se oponen al Gobierno y miembros de la largamente oprimida minoría kurda que ha ingresado en la guerra civil para intentar asegurarse autonomía, dijeron el martes activistas.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una entidad con sede en Gran Bretaña que recopila los informes de activistas locales sobre la violencia en Siria, dijo el martes que los rebeldes que buscan derrocar al presidente Bashar al-Assad estaban usando tanques y morteros contra las fuerzas kurdas.

En otro incidente, al menos 42 personas murieron -incluidas mujeres y niños- cuando un coche bomba dirigido contra una milita pro-Gobierno estalló el lunes por la noche en Salamiyah, al este de la ciudad central de Hama.

Con los rebeldes árabes complicando a las fuerzas del Gobierno en el oeste y el sur, la comunidad kurda -que representa alrededor del 10 por ciento de la población- ha aprovechado el momento para establecer escuelas y centros culturales kurdos, largamente negados bajo el liderazgo del partido Baath, además de policía y milicias armadas propias.

Pero este grupo se ha mantenido a distancia de los insurgentes sirios dominados por la mayoría suní, ya que teme que no respeten las aspiraciones de autonomía de una región que tiene una parte importante de los 2.500 millones de barriles de reservas de crudo del país.

El martes, combatientes de la Unidades de Defensa del Pueblo Kurdo se enfrentaron con varios grupos rebeldes en la ciudad de Ras al-Ain, en la provincia de Hasaka, en el norte de Siria, indicó el Observatorio.

"Los enfrentamientos surgieron el miércoles (pasado) y han provocado la muerte de al menos 56 combatientes", agregó la entidad.

La lucha entre facciones es uno de los muchos problemas sectarios y étnicos que ha impedido que surja un movimiento unificado coherente que intente derrocar a Assad desde que los rebeldes tomaron las armas luego de protestas sociales pacíficas que fueron duramente reprimidas en marzo del 2011.

Desde entonces, el conflicto se ha vuelto una guerra civil a gran escala en la que más de 60.000 personas han muerto, 650.000 han huido del país y más de 1 millón se han quedado sin hogar dentro de Siria.   Continuación...

 
Imagen de archivo de un integrante del Ejército de Siria Libre en el barrio Mleha de Damasco, ene 21 2013. Al menos 56 personas murieron en una semana de enfrentamientos en el noreste de Siria entre insurgentes que se oponen al Gobierno y miembros de la largamente oprimida minoría kurda que ha ingresado en la guerra civil para intentar asegurarse autonomía, dijeron el martes activistas. REUTERS/Goran Tomasevic