22 de enero de 2013 / 20:28 / hace 5 años

Dos ataques hombres armados dejan unos 23 muertos en Nigeria

MAIDUGURI, Nigeria (Reuters) - Hombres armados mataron a 23 personas en Nigeria en ataques que parecieron estar dirigidos contra jugadores y personas que vendían carne “prohibida” que los milicianos islamistas desaprueban, dijeron el martes autoridades y residentes.

En el peor de los hechos, ocurrido en la localidad de Damboa en la noche del lunes, hombres armados abrieron fuego en el mercado contra cazadores locales que venden carne de animales como monos y cerdos, que los musulmanes más estrictos tienen prohibido comer, informó un funcionario del gobierno local.

“Los atacantes, que serían miembros de BH (la secta islamista Boko Haram), llegaron al mercado de la ciudad y dispararon matando a 13 cazadores locales, mientras que otros cinco murieron en el hospital por las lesiones sufridas”, dijo Alhaji Abba Ahmed.

“Llegaron al mercado en un auto Volkswagen Golf, llevaron a cabo la operación, y se fueron”, agregó.

El martes, en un ataque separado en la mayor ciudad del norte, Kano, a unos 500 kilómetros al oeste de Damboa, presuntos miembros de Boko Haram en motos asesinaron a cinco personas que estaban disputando un juego de mesa en la calle, dijeron testigos y una fuente del hospital que recibió los cuerpos. Otras dos personas resultaron heridas.

El norte de Nigeria ha registrado un incremento de la violencia en la última semana, debido a que Boko Haram intensificó las operaciones. Damboa se encuentra en el remoto noreste, cerca de la frontera con Níger, Camerún y Chad, corazón de la secta.

Los miembros de Boko Haram practican una versión estricta del Islam que considera a todos quienes no concuerdan con ella como infieles.

Sus combatientes señalan que quieren forjar un Estado islámico en Nigeria, un país de 170 millones de habitantes dividido casi en partes iguales entre cristianos y musulmanes.

La insurgencia es considerada la mayor amenaza a la seguridad en el líder africano productor de energía.

Los militantes han matado a varios cientos de personas en los últimos tres años en una campaña por imponer la ley islámica (o sharia) en Nigeria. Sus blancos incluyen a las fuerzas de seguridad y las iglesias, aunque el grupo ha matado a más musulmanes que cristianos.

El sábado, sospechosos islamistas dispararon contra la comitiva de uno de los líderes musulmanes más importantes de Nigeria en la ciudad norteña de Kano, provocando la muerte de al menos cuatro personas.

Nigeria planea desplegar alrededor de 1.200 tropas como parte de una fuerza de intervención del Oeste Africano para combatir a los militantes yihadistas que ocupan el norte de Mali, y los funcionarios temen que la participación de Nigeria en el conflicto pueda acrecentar aún más su propia insurgencia islámica.

Un grupo musulmán conocido como Ansaru, que ha sido responsabilizado por secuestrar occidentales, se adjudicó el ataque a soldados nigerianos que se dirigían a Mali el domingo, en el que murieron dos oficiales.

El presidente Goodluck Jonathan dijo a Reuters en Ginebra el martes que a Nigeria le interesa combatir a los yihadistas a nivel global debido a las relaciones entre esos islamistas y aquellos rebeldes que se encuentran en los estados desérticos como Mali.

Reporte de Ibrahim Mshelizza; escrito por Tim Cocks; Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below