22 de enero de 2013 / 21:34 / hace 5 años

Netanyahu proclama victoria electoral pese a pérdida de escaños

Por Crispian Balmer

JERUSALEN (Reuters) - El primer ministro Benjamin Netanyahu emergió el martes como el ganador de las elecciones israelíes, proclamando la victoria pese a que su bloque sufrió inesperadas pérdidas ante el resurgimiento de la centroizquierda.

Según las encuestas a boca de urna, el partido Likud, que forjó una alianza electoral con el grupo ultranacionalista Yisrael Beiteneu, continuaría siendo el bloque más grande en el Parlamento con 31 escaños, 11 menos que los 42 que tenía anteriormente.

De acuerdo a las encuestas de tres canales de televisión israelíes, el bloque de partidos de derecha ganó entre 61 y 62 escaños en el Parlamento de 120 miembros.

El bloque de centroizquierda lograría entre 58 y 59 bancas.

"Estoy muy orgulloso de ser su primer ministro, y les agradezco por darme la oportunidad, por tercera vez, de liderar el Estado de Israel", dijo Netanyahu a una multitud en la sede central de su campaña el miércoles en su discurso de victoria.

Los escaños perdidos en una elección que él mismo convocó antes de que fueran necesarias podrían complicar la formación de una alianza con una mayoría parlamentaria estable.

El líder de 63 años prometió durante su campaña electoral centrarse en frenar las ambiciones nucleares de Irán, relegando el proceso de paz con los palestinos en la agenda pese a la preocupación occidental de mantener vigente los intentos de hallar una solución.

En el discurso tras la votación, Netanyahu dijo que evitar que Irán tenga armas nucleares será la prioridad en el Gobierno que pretende formar.

"El Gobierno que construiremos será basado en tres principios principales. Primero que todo, la fortaleza militar de cara a los grandes desafíos que enfrentamos. El primer desafío fue y continúa siendo evitar que Irán obtenga armas nucleares", afirmó.

"TRIUNFO APLASTANTE"

El partido de centro Yesh Atid, encabezado por el ex presentador de televisión Yair Lapid, se ubicó en segundo lugar con 18 o 19 escaños, según las encuestas, un resultado sorprendente para un novato en la política israelí.

Lapid ganó apoyo entre votantes seculares de clase media al prometer resolver una creciente escasez de viviendas, abolir las exenciones del llamado al servicio militar para estudiantes del seminario y buscar una actualización del sistema educativo.

"Anticipábamos que podíamos perder algunos votos contra Lapid, pero no en este nivel. Esto fue un triunfo aplastante de Yesh Atid", dijo a Reuters el asesor de campaña del Likud, Ronen Moshe.

El otrora dominante Partido Laborista, liderado por Shelly Yachimovich, obtendría el tercer puesto de las elecciones con 17 asientos en el Parlamento.

Un destacado legislador del Likud, Danny Danon, dijo a CNN: "Dialogaremos con todos los que estén dispuestos a unirse a nuestro gobierno, principalmente el partido de centro de Yair Lapid".

Si el primer ministro puede tentar a Lapid con unirse a la coalición, los partidos ultraortodoxos que usualmente mantiene el balance de poder en el Parlamento podrían perder algo de su influencia.

Tras una campaña sin brillo, los israelíes votaron en masa en un soleado día de invierno, registrando una concurrencia de un 66,6 por ciento, la mayor desde el 2003.

El partido de extrema derecha Hogar Judío, que se opone a un Estado palestino y aboga por anexar partes de la ocupada Cisjordania, ganaría 12 escaños.

La mayor víctima de la elección fue el partido de centro Kadima, que no obtendría ningún escaño. Había logrado el mayor número de bancas en las elecciones del 2009, aunque su entonces líder Tzipi Livni fracasó a la hora de formar una coalición gobernante.

Los resultados de los comicios se divulgarán el miércoles y los oficiales el 30 de enero. Luego de ello, el presidente Shimon Peres le solicitaría a Netanyahu, como líder del mayor grupo del Parlamento, que intente formar un Gobierno.

El ex militar ha buscado respaldo tradicionalmente en los partidos conservadores y religiosos y se espera que tienda la mano hacia quien ha sido la estrella sorpresa de la campaña, el millonario Naftali Bennett, que dirige el partido Hogar Judío.

Pero Netanyahu podría, como sugirió Danon, intentar incluir a partidos más moderados para mitigar las preocupaciones occidentales sobre la postura cada vez más dura de Israel hacia los palestinos.

PREOCUPACION OCCIDENTAL

El secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, advirtió el martes que Israel estaba perdiendo apoyo internacional, al señalar que la idea de una solución al conflicto palestino-israelí con dos estados estaba prácticamente muerta debido a la expansión de los asentamientos judíos en territorios ocupados.

El diálogo mediado por Estados Unidos se rompió sólo un mes después de empezar en el 2010. Desde entonces, Israel aceleró la construcción de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este -tierra que los palestinos quieren como su futuro Estado-, lo que provocó el enojo de aliados occidentales.

La relación del primer ministro con el presidente estadounidense, Barack Obama, ha sido tensa y Martin Indyk, un ex embajador de Washington en Israel, dijo a la BBC que la elección posiblemente no cambiara la situación.

"El presidente Obama no tiene altas expectativas de que haya un Gobierno en Israel comprometido a lograr la paz y ser capaz de hacer el tipo de concesiones difíciles y dolorosas necesarias para lograr una solución de dos Estados", comentó.

Netanyahu ve el programa nuclear de Irán como una amenaza mortal para el Estado judío y prometió no dejar que Teherán construya una sola bomba nuclear, algo que según los expertos israelíes creen que podría suceder tan pronto como mediados del 2013 si la república islámica continúa enriqueciendo uranio.

La disputa fue apenas tenida en cuenta por el público durante la campaña electoral. Una encuesta en el diario Haaretz el viernes mostró que el 47 por ciento de los israelíes pensaba que los temas sociales y económicos eran más importantes, contra apenas el 10 por ciento que mencionó a Irán.

Reporte adicional de Ori Lewis, Ari Rabinovitch y Jeffrey Heller. Editado en español por Ana Laura Mitidieri y Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below