¿Dónde está el crecimiento? Zona euro aún no es atractiva para inversores

jueves 24 de enero de 2013 07:41 GYT
 

DAVOS, Suiza (Reuters) - Animados por la resistencia que mostró el año pasado la zona euro en medio de serias dudas acerca de su sobrevivencia, algunos inversores externos han aprovechado activos en los rincones más fuertes de la región.

Sin embargo, incluso el defensor más entusiasta del euro admitiría que hay mucho más por hacer para fortalecer el bloque monetario.

Fundamentalmente hay una necesidad de crecimiento económico para que muchos inversores comiencen a arriesgar un impulso más decisivo en bonos, acciones u otros activos tangibles en una franja de países afectados por la crisis.

"Después del año pasado, se debe considerar que el resultado más probable para Europa en los próximos diez años es de un crecimiento anual del 1 por ciento", dijo Jim Leech, presidente ejecutivo de Ontario Teachers' Pension Plan, un fondo de inversión que no tiene la intención de incursionar en países tales como España e Italia.

"Tomará mucho tiempo que sane. Hay que mirar los mercados emergentes", agregó Leech.

La posibilidad de una desordenada salida griega de la zona euro, dando lugar a una posible implosión de la moneda única, fue el tema central de los debates entre banqueros, inversores y responsables políticos que se reunieron hace un año en Davos en el Foro Económico Mundial.

Doce meses después, el euro sigue en pie y ha recuperado terreno frente al dólar y el franco suizo, después de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo en el verano boreal que estaba decidido a evitar un quiebre en el bloque monetario de 17 naciones.

"El factor más importante que ha contribuido a la evolución de las perspectivas de inversión es, obviamente, Mario Draghi y la postura del BCE", dijo David Novak, socio de Clayton, Dubilier y Rice, una de las más antiguas empresas estadounidenses de capital privado.

Pero la perspectiva de una prolongada austeridad debido al estancamiento de la región está viva en lugares como Italia, España, Alemania, Portugal y Grecia, y es todavía difícil de aceptar para muchos inversores a largo plazo en el extranjero.   Continuación...