24 de enero de 2013 / 13:12 / hace 5 años

Dos años después de la revolución, Egipto se prepara para nuevas protestas

Por Tom Perry

Imagen de archivo de un operador en la bolsa de comercio de El Cairo, ene 22 2013. Egipto llega al segundo aniversario de la revuelta que derrocó a Hosni Mubarak con poco para celebrar: profundamente dividida y enfrentando una dura crisis económica, la nación se prepara para más protestas, pero esta vez contra un líder elegido en democracia. REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

EL CAIRO (Reuters) - Egipto llega al segundo aniversario de la revuelta que derrocó a Hosni Mubarak con poco para celebrar: profundamente dividida y enfrentando una dura crisis económica, la nación se prepara para más protestas, pero esta vez contra un líder elegido en democracia.

Los opositores al presidente Mohamed Mursi planean marchar el viernes a la Plaza Tahir para manifestar su enojo con el nuevo líder islamista y su base de sustentación, Hermanos Musulmanes, a quienes acusan de traicionar los objetivos de la revolución del 25 de enero del 2011, que movilizó a los egipcios en una muestra de unidad nacional que no ha vuelto a verse.

“No vemos esto como una celebración. Esta será una nueva ola revolucionaria que mostrará a Hermanos Musulmanes que no están solos, que hay otras fuerzas que pueden enfrentárseles”, dijo Ahmed Maher, fundador de “6 de Abril”, un grupo que ayudó a incentivar la revuelta usando las redes sociales.

Hermanos Musulmanes ha dicho que no enviará a sus partidarios a la Plaza Tahir el viernes, una decisión que al menos limita el alcance de la manifestación de descontento que ha agravado los problemas económicos de Egipto.

En cambio, con un ojo puesto en la elección parlamentaria, el partido está conmemorando el aniversario con una campaña para ayudar a los pobres. Con aliados, promete enviar voluntarios para renovar 2.000 escuelas, plantar árboles, proveer asistencia médica y abrir “mercados de caridad” que vendan alimentos a bajo costo.

“La importancia del aniversario es animar el espíritu del pueblo egipcio: más esperanza y más trabajo”, dijo Ahmed Aref, un portavoz de Hermanos Musulmanes que estuvo en la Plaza Tahir los 18 días que duró la revuelta contra Mubarak.

REVOLUCIÓN Y DESENCANTO

Inspirada por la insurgencia en Túnez contra el presidente Zine al-Abidine Ben Ali, la revolución egipcia ayudó a que se generen revueltas similares en Libia y Siria.

La acción egipcia dio lugar a una libertad política que permitió la llegada al poder de Hermanos Musulmanes, un grupo islamista que estuvo en las sombras durante las décadas de autocracia armada.

Dos años después, Egipto está teniendo problemas para superar una profunda crisis económica provocada por la turbulencia política, que no ha cesado desde la elección del nuevo presidente.

El sentimiento de interés común que unió a los egipcios contra Mubarak no daba lugar a conflicto. Pero ahora, secularistas y liberales acusan a Hermanos Musulmanes de buscar dominar el país, mientras los islamistas señalan que sus oponentes no están respetando las reglas del juego democrático.

La apuesta de Mursi en diciembre de acelerar la declaración de una nueva y controvertida Constitución -acusada de ser demasiado islámica- generó días de protesta que ayudaron a desplomar la libra egipcia a mínimos récord contra el dólar estadounidense.

Los analistas temen que el viernes puedan ocasionarse más problemas.

“Estimo que habrá protestas muy grandes y cierta revuelta social”, dijo Elijah Zarwan, del Consejo Europeo para Relaciones Exteriores. “Dos años después, se ha instalado en Egipto un verdadero sentimiento de desencanto”, agregó.

“Hay una sensación bastante extendida de que el país está dormido, socialmente, económicamente y en términos de liderazgo. Políticamente, las divisiones se han vuelto tan feroces que es difícil imaginar a los muchos partidos y facciones llegando a un acuerdo, incluso en las cosas en las que concuerdan”, expresó.

La polarización política está haciendo difícil a la administración de Mursi solucionar los problemas económicos. En diciembre, el presidente pospuso reformas necesarias para enmendar el déficit presupuestario y asegurar un préstamo de 4.800 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional.

Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below