Votantes israelíes fuerzan a Netanyahu a buscar socio de centro

jueves 24 de enero de 2013 12:00 GYT
 

Por Alistair Lyon

JERUSALEN (Reuters) - El próximo gobierno israelí debe atender a los votantes y dedicarse a cuestiones básicas y no a problemas espinosos de la política internacional como los planes nucleares de Irán y el conflicto palestino, dijeron el jueves algunos políticos locales.

Los israelíes -preocupados por la vivienda, los precios y los impuestos- han reconfigurado el Parlamento, forzando al primer ministro Benjamin Netanyahu a buscar el apoyo de su paladín de centro como su principal socio de coalición.

Los resultados finales de las elecciones nacionales del 22 de enero se conocerán más tarde el jueves, pero no se prevé que difieran significativamente de las proyecciones publicadas.

El ministro de Defensa Ehud Barak dijo a CNN que los votantes habían impuesto nuevas limitaciones sobre el próximo gobierno.

"Será mucho más equilibrado, probablemente limitado. No podrá hacer lo que quiera y deberá tomar en cuenta la creciente presión interna para enfocarse en muchas cuestiones domésticas", dijo.

Yair Lapid, revelación de los comicios del martes, irrumpió en el segundo puesto con 19 escaños de la asamblea general de 120 miembros, contra 31 de la alianza de Netanyahu formada por su partido, el Likud, con los ultranacionalistas liderados por el ex ministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman.

Las conversaciones formales para una coalición aún no comenzaron pero Netanyahu adoptó rápidamente partes de la plataforma electoral de Lapid como propias tras la votación, ansioso por sellar un acuerdo que crearía una sólida base de 50 asientos antes de atraer otros socios de la derecha o el centro, necesarios para forjar un gobierno estable.

Lapid dijo que "los rostros de los israelíes recuperaron el tono" después de las elecciones, agregando que estaba contento de que Netanyahu hubiera adoptado los temas de su partido, como "compartir la carga" y ayudar a la clase media, especialmente con la vivienda y la educación.   Continuación...