Presentan en Congreso EEUU proyecto para prohibir armas de asalto

jueves 24 de enero de 2013 15:01 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - Una importante legisladora demócrata trató el jueves de reactivar una prohibición a las armas de asalto, aprovechando la ola de apoyo al control de armas de fuego tras la masacre de 20 niños y seis adultos en un colegio en Connecticut el mes pasado.

La senadora Dianne Feinstein y varios demócratas más dijeron que estaban presentando un proyecto de ley para prohibir las armas semiautomáticas y los cargadores de alta capacidad.

La iniciativa enfrenta una dura oposición tanto en el Congreso como de parte de la Asociación Nacional del Rifle, el principal grupo de cabildeo estadounidense de los fabricantes de armas, y también la de muchos estadounidenses.

"Lograr que este proyecto de ley sea sancionado será una ardua batalla, y lo reconozco, pero es una batalla que vale la pena llevar a cabo", dijo Feinstein en una conferencia de prensa para anunciar el proyecto de ley.

La legislación refleja algunas de las propuestas que el presidente Barack Obama enunció la semana pasada, cuando prometió que el control de armas sería la principal prioridad de su segundo mandato.

La prohibición de las armas de asalto es vista como la parte del paquete de control de armas de Obama que menos posibilidades tiene de ser aprobada por el Congreso. Una prohibición anterior venció en el 2004, después de 10 años.

Con 310 millones de armas en manos de civiles y 11.000 homicidios con armas de fuego el año pasado, Estados Unidos es uno de los países del mundo más fuertemente armado y más violento.

El proyecto de Feinstein prohibiría la compra de rifles semiautomáticos a los que puede adosárseles un cargador desmontable, y los cargadores de alta capacidad que poseen más de 10 rondas.

(Reporte de Thomas Ferraro; editado por Hernán García)

 
La senadora demócrata Dianne Feinstein durante una conferencia de prensa en sus oficinas de San Francisco, nov 7 2012. Una importante legisladora demócrata trató el jueves de reactivar una prohibición a las armas de asalto, aprovechando la ola de apoyo al control de armas de fuego tras la masacre de 20 niños y seis adultos en un colegio en Connecticut el mes pasado. REUTERS/Robert Galbraith