Rajoy propone mayor control a partidos españoles tras denuncias de corrupción

miércoles 20 de febrero de 2013 12:09 GYT
 

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció el miércoles un mayor control sobre las cuentas y la gestión de los partidos políticos tras las denuncias de corrupción al interior del oficialismo.

"Propongo un mayor control sobre los partidos, sus cuentas y su gestión (...) Por eso el Gobierno trasladará al Parlamento un proyecto de ley orgánica de control de la actividad económico financiera de los partidos políticos", dijo Rajoy el miércoles en su discurso del estado de la nación.

El jefe del Ejecutivo español anunció además que buscará reformar el código penal para endurecer las penas previstas por corrupción y ampliar los plazos de prescripción para este tipo de delitos.

"Traeremos a la Cámara una reforma de la ley de enjuiciamiento criminal que agilice los procedimientos para que el tiempo de respuesta ante el delito no sea en ningún caso una forma de inmunidad para el delincuente, o una condena pública sin sentencia para quien no es (delincuente) ni lo ha sido nunca", agregó.

El gobernante Partido Popular (PP) se ha visto sacudido desde enero por una denuncia publicada por el diario El País sobre supuestas donaciones y pagos irregulares en el bloque que llegan incluso hasta Rajoy, lo que ha desatado un escándalo que ha indignado a los españoles en medio de una dura crisis económica.

"Tengo que decirlo con toda firmeza: no es verdad que en España haya un estado generalizado de corrupción. Eso es una insidia", agregó Rajoy, señalando que buscará un amplio acuerdo en estos temas con el resto de las formaciones parlamentarias.

(Reporte de Emma Pinedo. Editado por Rodrigo Charme)

 
El primer ministro de España, Mariano Rajoy, a su llegada al Parlamento en Madrid, feb 20 2013. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció el miércoles un mayor control sobre las cuentas y la gestión de los partidos políticos tras las denuncias de corrupción al interior del oficialismo. REUTERS/Sergio Perez