22 de febrero de 2013 / 15:35 / hace 4 años

Resultado de elecciones en Italia, aún incierto a dos días de los comicios

5 MIN. DE LECTURA

El saliente primer ministro de Italia, Mario Monti, durante un mitin en Florencia, feb 22 2013. La campaña electoral de Italia llegaba a su fin el viernes y el débil desempeño del primer ministro saliente, Mario Monti, era clave para un resultado incierto y potencialmente inestable.Jennifer Lorenzini

Por Steve Scherer y Barry Moody

ROMA (Reuters) - La campaña electoral de Italia llegaba a su fin el viernes y el débil desempeño del primer ministro saliente, Mario Monti, era clave para un resultado incierto y potencialmente inestable.

Los líderes políticos realizaban sus actos de campaña finales antes de una prohibición de realizar labores proselitistas de cara a las elecciones del domingo y lunes, y los analistas dijeron que el resultado será muy reñido.

"Esta elección no es del todo previsible. Un punto porcentual para cualquiera de los dos lados podría llevar al caos o a un ganador claro", afirmó un encuestador que solicitó el anonimato debido a una prohibición de dos semanas de sondeos de opinión antes de las elecciones.

Los analistas están divididos sobre si el líder de la centroizquierda Pier Luigi Bersani será capaz de formar una mayoría estable que pueda seguir con las reformas económicas que necesita la poco competitiva Italia para salir de la recesión.

Se cree que Bersani aventaja por sólo unos pocos puntos al líder de la centroderecha Silvio Berlusconi, pero aún se considera que tiene una buena posibilidad de obtener el bono del ganador que le dará un cómodo control sobre la Cámara baja.

Sin embargo, las elecciones dependerán de la mucho más compleja carrera senatorial, donde los bonos de los ganadores son entregados sobre una base regional.

La centroizquierda y la centroderecha están casi empatadas en varias regiones clave, incluyendo Lombardía, que es la que genera el mayor número de senadores. Berlusconi formó una alianza con la federalista Liga del Norte debido a la importancia de las populosas regiones del norte en la carrera por el Senado.

Monti, un tecnócrata y ex comisionado europeo que ha realizado una campaña de centro sin mayor brillo, se estaría desdibujando, pero los analistas no llegan a acuerdo respecto a las implicancias de eso.

El experto electoral Roberto D'Alimonte expresó su preocupación de que Monti caiga por debajo del umbral del 8 por ciento para ganar escaños en el Senado en algunas regiones y afirmó que eso podría ser desastroso para Italia.

"Lo que es realmente importante es que Monti no caiga bajo el 8 por ciento en varias regiones. El futuro de Italia y de la zona euro dependen de esta variable", declaró el especialista a Reuters.

El resultado más probable, que muchos afirman que sería el más estable y más favorable para las reformas, parece ser una alianza de Gobierno entre Bersani y Monti, lo que requeriría que el primer ministro saliente gane suficientes senadores para impulsar a la centroizquierda.

Bersani ha sugerido que quiere formar una alianza con Monti para darle a su Gobierno crédito ante los mercados y un fuerte mandato legislativo, incluso si la centroizquierda gana por sí sola.

Monti Debil

Uno de los escenarios inestables tras las elecciones sería un Gobierno compuesto por izquierdistas hasta un Monti fuerte y centrista que se vean involucrados en constantes disputas sobre políticas.

"Si a Monti no le va bien en el Senado, será para beneficio del Partido Democrático (PD) (de centroizquierda)", dijo a Reuters el vicepresidente de la encuestadora SWG, Maurizio Pessato.

"La clave con este sistema electoral no es Monti, es que el PD gane Lombardía (...) Si la centroizquierda gana el Senado por sí solo va a hacer una alianza con Monti desde una posición de fuerza. Habrá un Gobierno y estabilidad", agregó.

El encuestador Nicola Piepoli declaró a Reuters: "Bersani ganará. Es el principal beneficiario de la crisis de Monti (...) esto hace más probable que pueda ganar en el Senado".

El mayor peligro para Italia y la zona euro es que las elecciones arrojen un Gobierno débil incapaz de adoptar acciones decisivas, asustando a los inversores y provocando una nueva crisis de deuda.

Monti reemplazó a Berlusconi en noviembre del 2011 después de que el magnate de los medios de comunicación llevó a Italia una peligrosa crisis de deuda y se vio envuelto en una serie de escándalos personales. Monti restauró las credenciales del país y redujo con fuerza el costo de endeudamiento.

Reporte adicional de Paolo Biondi; escrito por Barry Moody. Editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below