Lucha contra corrupción, tarea pendiente para una España en crisis

lunes 25 de febrero de 2013 08:21 GYT
 

Por Raquel Castillo Lopez

MADRID (Reuters) - Sin apenas margen de maniobra mientras trata de gestionar la profunda recesión que sufre España, el Gobierno ha visto cómo le estallaba en plena cara un escándalo de corrupción que añade una nueva dolencia a la salud del país y pone en evidencia los recursos para combatir las malas prácticas políticas.

La investigación al ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas por supuestos pagos ocultos en el seno de la formación en el Gobierno, o el caso Nóos, que ha alcanzado a la Casa Real con la imputación del yerno del rey, han puesto sobre la mesa la necesidad de dotar al Estado de más transparencia y herramientas contundentes para prevenir y castigar la corrupción.

Con un 26 por ciento de los españoles desempleados y una economía maltrecha, los recientes escándalos han situado novedosamente la corrupción entre las principales preocupaciones de los ciudadanos, por detrás de la situación económica y la desocupación, según la última encuesta del CIS, de enero pasado.

La ciudadanía asiste entre indignada y asombrada a una sucesión de noticias sobre supuestos casos de corrupción que salpican fundamentalmente a la clase política, mientras desde el Gobierno se piden a los españoles cada vez más sacrificios para hacer frente a la crisis económica.

No sorprende por tanto que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, equiparara en importancia las iniciativas para luchar contra la corrupción y las medidas para fomentar crecimiento y empleo en su primer debate sobre el Estado de nación como mandatario.

Rajoy se negó tajantemente a considerar que España tenga un problema de corrupción generalizada, pero no obstante anunció iniciativas para un mayor control sobre las cuentas y la gestión de los partidos políticos y un endurecimiento de las penas por delitos de corrupción, a la vez que pidió colaboración y propuestas al resto de grupos políticos.

Para Irene Lozano, uno de los cinco diputados con que cuenta la formación UPyD en el Congreso, la corrupción ha llegado a hacerse sistémica en España porque no existen los mecanismos legales para castigarla.

"No creo que los españoles seamos más corruptos que otros, pero lo que han hecho otros es dotar al sistema legal, político, etc, de unos mecanismos de prevención y unos mecanismos de castigo, eso es lo que en España no se ha hecho", dijo Lozano en una entrevista con Reuters.   Continuación...