PERFIL-Benedicto XVI: un conservador cuyo papado estuvo marcado por el escándalo

jueves 28 de febrero de 2013 14:50 GYT
 

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El Papa Benedicto XVI fue elogiado por conservadores por intentar reafirmar el tradicionalismo de la identidad católica, pero los liberales lo acusaron de querer revertir reformas al interior de la Iglesia y de perjudicar los diálogos con comunidades musulmanas, judías y cristianas.

El pontífice alemán de 85 años anunció a mediados de febrero que que iba a dimitir el último día del mes porque su avanzada edad le impide seguir cumpliendo con las exigencias de su cargo.

La decisión dejó perplejos a los funcionarios de la Iglesia y a los católicos del mundo, pero se trata de una medida que había sugerido en el pasado.

Benedicto XVI disfrutó de una relativa buena salud durante la mayor parte de su vida, pero la primera señal de deterioro se produjo en octubre del 2011, cuando comenzó a utilizar una plataforma con ruedas para moverse en el pasillo principal de la Basílica de San Pedro.

En un libro publicado en el 2010, dijo que no dudaría en convertirse en el primer pontífice en renunciar por voluntad propia en más de 700 años si sentía que ya no era capaz "física, sicológica y espiritualmente" de gobernar a la Iglesia Católica.

Antes de ser elegido Papa, el ex cardenal Joseph Ratzinger era conocido como el "rottweiler de Dios" por sus severas posturas sobre asuntos teológicos. Pero más tarde quedó en evidencia que no sólo no mordía, sino que apenas ladraba.

Pese a la enorme popularidad de su carismático predecesor -a quien colocó en la vía rápida hacia la santidad y al que beatificó en el 2011- sus asesores dijeron que Benedicto XVI estaba resuelto a no cambiar su estilo para imitar a Juan Pablo II.

El Papa, un religioso de maneras relajadas que tocaba el piano, logró mostrar al mundo un lado más amable del hombre que fue el jefe de la aplicación de doctrinas del Vaticano por casi un cuarto de siglo.   Continuación...