for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

Comienzan conversaciones de paz afganas con la mirada en un alto al fuego y los derechos de la mujer

DOHA, 12 sep (Reuters) - Representantes del Gobierno afgano e insurgentes talibanes se reunieron el sábado para celebrar unas históricas conversaciones de paz destinadas a poner fin a dos décadas de guerra que han matado a decenas de miles de combatientes y civiles.

Zalmay Khalilzad, enviado de los Estados Unidos para la paz en el Afganistán, el secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo, el viceprimer ministro y ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, jeque Mohammed bin Abdulrahman al-Thani, y Mutlaq Al-Qahtani, enviado especial del ministro de Relaciones Exteriores de Qatar antes de las conversaciones entre el Gobierno afgano y los insurgentes talibanes en Doha, Catar, el 12 de septiembre, 2020. REUTERS/Ibraheem al Omari

Antes de las negociaciones cara a cara de los próximos días, varios países y grupos instaron a las partes en conflicto a alcanzar un alto al fuego inmediato y a forjar un acuerdo que defienda los derechos de la mujer.

El Gobierno del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que está ansioso por conseguir el fin del conflicto más largo de los Estados Unidos mientras busca la reelección, expresó su intención de utilizar sus ayudas como palanca para llegar a un acuerdo.

La ceremonia de apertura se produce un día después del 19 aniversario de los ataques del 11 de septiembre a Estados Unidos que desencadenaron su intervención militar en Afganistán.

El secretario de Estado Mike Pompeo instó a las partes en conflicto a aprovechar la oportunidad de llegar a un acuerdo de paz integral, reconociendo al mismo tiempo los muchos desafíos que se avecinan.

“La elección de su sistema político es suya”, dijo en la ceremonia de apertura en la capital de Catar, Doha. “Creemos firmemente que la protección de los derechos de todos los afganos es la mejor manera de romper el ciclo de violencia.”

El líder del Consejo de Paz de Afganistán, Abdullah Abdullah, dijo que incluso si las dos partes no pueden estar de acuerdo en todos los puntos, deben transigir.

“Mi delegación está en Doha representando un sistema político que cuenta con el apoyo de millones de hombres y mujeres de diversos orígenes culturales, sociales y étnicos en nuestra patria”, dijo.

El líder talibán Mullah Baradar Akhund dijo que Afganistán debería “tener un sistema islámico en el que todas las tribus y etnias del país se encuentren sin discriminación alguna y vivan sus vidas en el amor y la hermandad”.

Slideshow ( 4 images )

Pompeo advirtió que el tamaño y el alcance de la futura ayuda financiera de los Estados Unidos al país, que depende en gran medida de la financiación internacional, dependerá de sus “elecciones y su conducta”.

El enviado especial de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, dijo a los periodistas que la prevención del terrorismo era su principal condición, pero que la protección de los derechos de las minorías y de las mujeres también influiría en cualquier decisión futura sobre la financiación asignada por el Congreso. “No hay ningún cheque en blanco”.

Autoridades, diplomáticos y analistas afirman que aunque el hecho de que ambas partes se sienten a la mesa de negociaciones haya sido un logro, no significa que el camino hacia la paz vaya a ser fácil.

Las dos partes se sentaron después de la ceremonia de apertura para discutir cómo procederán las conversaciones, dijeron responsables.

Cómo incluir a los talibanes, que han rechazado la legitimidad del Gobierno afgano respaldado por Occidente, en cualquier acuerdo de gobierno y cómo salvaguardar los derechos de las mujeres y las minorías que sufrieron bajo el dominio de los talibanes son también grandes desafíos.

“El pueblo afgano debe estar en el centro de este proceso de paz... que no deja a nadie atrás, incluyendo a las mujeres”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de Indonesia, Retno Marsudi.

Pompeo señaló a las cuatro mujeres negociadoras de la delegación afgana, diciendo que ejemplificaban los logros en Afganistán de la participación femenina en la vida pública. Instó a que se protejan los avances sociales del país.

Mientras miraba la televisión en Kabul, la capital afgana, la profesora Pariwash Farkish dijo que, aunque había sido testigo de explosiones violentas y las conversaciones de paz eran muy importantes para ella, albergaba preocupaciones.

“Mientras estaba viendo la ceremonia de hoy, vi que no había ninguna mujer entre los talibanes, y eso me preocupó”, dijo.

Las fuerzas estadounidenses intervinieron en Afganistán por orden del entonces presidente George W. Bush un mes después de los ataques para cazar a al cerebro detrás de éstos, Osama bin Laden, un saudí al que los gobernantes islamistas radicales talibanes del país habían dado refugio. Las fuerzas de EEUU inicialmente ofrecieron principalmente apoyo aéreo a los enemigos locales de los talibanes.

Aunque el régimen talibán fue derrocado rápidamente, se reagruparon y desde entonces han librado una insurgencia que ha arrastrado a los vecinos de Afganistán y a tropas de docenas de países, incluidas las fuerzas de la OTAN.

En un pacto de retirada de tropas firmado entre Estados Unidos y los talibanes en febrero se preveían conversaciones para negociar un acuerdo de paz amplio. Después de meses de retraso, una disputa sobre la demanda de los talibanes para la liberación de 5.000 prisioneros se resolvió esta semana.

Información de las redacciones de Kabul, Islamabad y Dubai; escrito por Charlotte Greenfield; editado por Angus MacSwan y William Mallard; traducido por Aida Peláez en la redacción de Gdansk

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up