for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Argentina

Pandemia acelera crecimiento de la pobreza, que golpea a casi la mitad de los argentinos

BUENOS AIRES, 30 sep (Reuters) - Una larga crisis que parece no tener fin va a arrastrar este año a casi la mitad de los argentinos a la pobreza, debido a la agudización de los problemas económicos provocada por la pandemia del coronavirus, de acuerdo a estimaciones privadas.

La extensión de la recesión y la crisis financiera iniciadas en 2018 afectó principalmente a las empresas de baja escala que producen para el mercado doméstico, lo que golpeó mayormente a las clases media y baja y llevó el desempleo al 13,1% de la población este año, según datos oficiales.

Tras la cuarentena aplicada por el Gobierno de Argentina a partir de marzo, la pobreza subió en el segundo trimestre del año al 46% o 47%, de acuerdo con Agustín Salvia, investigador especializado en pobreza de la Universidad Católica de Argentina (UCA), que elabora su propio indicador sobre el tema.

“Hay mayor pobreza general, todos somos un poco más pobres -ya lo éramos el año pasado-, con mayor desigualdad”, dijo a Reuters el experto, que atribuyó el fenómeno a la pérdida de 3,5 millones de puestos de trabajo, mayormente informales, durante la pandemia, cuando la economía se derrumbó un 19,1%.

La UCA estimó la pobreza en el 40,8% de la población en el último trimestre del 2019.

El organismo oficial de estadísticas, Indec, difundirá el miércoles la estimación de pobreza para el primer semestre del año. En los últimos seis meses del 2019, la pobreza alcanzaba al 35,5% de los argentinos, según la entidad, que realiza la medición por semestres.

Un adulto necesita 14.718 pesos (193 dólares) mensuales para no ser considerado pobre en Argentina.

“Yo trabajo en los eventos deportivos vendiendo merchandising, en carreras de autos, en partidos de fútbol y de rugby también. Está todo suspendido ahora”, explicó Guillermo Garay, quien trabaja hace décadas como vendedor callejero.

“Sobreviví (a la pandemia) por la familia que me apoyaba, porque no tenía ninguna posibilidad de hacer nada. No había ningún evento como para salir a vender ni trabajo como para hacer”, añadió mientras intentaba vender banderas de Argentina en una protesta frente al Palacio de Justicia, el martes.

Hace solo semanas, el Gobierno de centroizquierda de Alberto Fernández llegó a acuerdos con sus acreedores para reestructurar casi 110.000 millones en deuda pública. Pero la tormenta financiera no ha cedido en medio de la incertidumbre sobre las severas dificultades fiscales.

El país cuenta con amplios programas de asistencia social, aunque resultan insuficientes para acabar con la pobreza e insostenibles a largo plazo en medio de la crisis.

“Para salir de esta crisis de pobreza se exige mucha imaginación de parte de los gobernantes. No va a ser suficiente lo que eran los programas electorales tradicionales: un poquito de obra pública y una mejora leve del salario”, dijo a Reuters el economista Andrés Asiain.

“Hay que desplegar un amplio plan de obras haciendo piso en la economía popular, en la economía social, en las pequeñas y medianas empresas”, agregó.

Para Salvia, el experto de la UCA, es muy probable que la pobreza siga afectado a alrededor del 45% de los argentinos al finalizar el año.

“Llegar al 35% que teníamos antes de la crisis, que ya era un escándalo, no lo veo posible este año ni el año próximo”, señaló.

Reporte de Nicolás Misculin y Juan Bustamante. Editado por Javier Leira

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up