for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

Lukashenko trata de mantener a las fuerzas de seguridad de su lado con medallas y llamamientos

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, preside una reunión con miembros del Consejo de Seguridad en Minsk, Bielorrusia. 18 de agosto, 2020. Andrei Stasevich/BelTA/Handout via REUTERS

MINSK, 18 ago (Reuters) - El Ministerio del Interior de Bielorrusia reconoció el martes que policías abandonaron sus puestos en respuesta a los llamamientos de la oposición política, después de que el presidente Alexander Lukashenko otorgó medallas a agentes que le han ayudado a mantenerse en el poder.

“No juzgaremos a la pequeña proporción de policías que hoy ha abandonado el servicio por convicciones personales”, dijo la oficina de prensa del Ministerio del Interior en un comunicado.

En los últimos días han aparecido videos en internet que muestran a algunos oficiales inferiores tirando sus uniformes a los basureros.

El comunicado del ministerio pidió a los demás oficiales que permanezcan en sus puestos, porque los manifestantes son una minoría y la mayoría de la población quiere vivir en paz.

“Si hoy toda la policía se quita las insignias, ¿quién protegerá a esos bielorrusos mientras la otra parte sale a la calle a dar sus opiniones?”, dijo el ministerio.

En declaraciones televisadas a su Consejo de Seguridad, Lukashenko describió los planes de la oposición de establecer un cuartel general el martes como un “intento de tomar el poder” y dijo que las autoridades responderían con “medidas adecuadas”.

Agregó que los militares reforzaron las fronteras occidentales, describiendo los “problemas internos” como una parte coordinada de una amenaza externa y criticó además “las declaraciones de los dirigentes de ciertos países que ni siquiera saben dónde se encuentra Bielorrusia y no saben lo que aquí está pasando”.

Lukashenko concedió medallas “por un servicio impecable” a los agentes del orden que le han ayudado a reprimir a los manifestantes que exigían su dimisión.

Después de 26 años en el poder, el corpulento exjefe de una granja colectiva soviética ha perdido abruptamente el control en los 10 días transcurridos desde unas elecciones que sus oponentes dicen que fueron claramente fraudulentas.

Reporte adicional de Natalia Zinets en Kiev; Editado en español por Javier López de Lérida

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up