10 de junio de 2014 / 16:28 / en 3 años

Gobierno chileno rechaza polémico megaproyecto hidroeléctrico, empresas pueden apelar

En la imagen, un ecologista muestra una bandera de Chile con el logo "Hidroaysén NO" en una manifestación contra el proyecto en Santiago, el 11 de abril de 2012. Un comité de ministros de Chile rechazó el martes el polémico megaproyecto eléctrico HidroAysén, que busca construir cinco centrales en la Patagonia, aunque la empresa todavía puede apelar la decisión en instancias judiciales. REUTERS/Ivan Alvarado

SANTI (Reuters) - El proyecto eléctrico HidroAysén en Chile sufrió el martes un duro revés al ser rechazado por un comité del Gobierno, pero la empresa aún tiene opción de apelar la decisión o reconsiderar la iniciativa de construir cinco centrales en la Patagonia con una inversión de unos 9.000 millones de dólares.

Un comité de ministros resolvió sobre 35 reclamos contra la iniciativa de las generadoras Endesa Chile y Colbún y por votación unánime dejó sin efecto su permiso ambiental.

“Este comité ha decidido acoger los recursos de reclamación presentados por la ciudadanía y dejar sin efecto la resolución de calificación ambiental del proyecto”, dijo a periodistas el ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier.

El funcionario dijo que para el fallo se consideró la inexistencia de un plan de relocalización de familias como medida de compensación y la falta de una cuantificación adecuada de los impactos ambientales.

La propia presidenta socialista Michelle Bachelet, que llegó al poder en marzo luego de un arrollador triunfo electoral, había dicho durante su campaña que el proyecto no era viable en la forma como estaba concebido.

No fue posible obtener de inmediato un comentario de HidroAysén sobre la decisión.

La hidroeléctrica de 2.750 megavatios aún tiene pendiente presentar a evaluación el estudio ambiental para su línea de transmisión. La empresa ha dicho que no avanzará en el proyecto mientras no cuente con todas las aprobaciones.

Expertos estiman que la empresa podría hacer modificaciones al proyecto para hacerlo viable como reducir las zonas de inundación prevista o reducir el número de centrales, además de incorporar nuevas medidas de mitigación para su impacto.

“Creo que no está muerto. Ahora debiera venir una modificación en el proyecto en vez de insistir en el mismo”, consideró Sergio Zapata, analistas de CorpResearch.

Desde el inicio de su tramitación en 2008, la iniciativa había logrado superar todos los obstáculos legales contra su construcción.

Ambientalistas y grupos sociales se han opuesto a la iniciativa por su impacto en el medio ambiente y al potencial turístico de la zona.

“Es un momento para celebrar, muy bello. Hemos logrado una tremenda victoria”, dijo Juan Pablo Orrego, coordinador de Patagonia sin Represas, una agrupación de ambientalistas que se opone a este proyecto, en las afueras del ministerio de Medio Ambiente.

El vicepresidente ejecutivo de HidroAysén, Daniel Fernández, ha dicho que no construir el proyecto, aprovechando el fuerte potencial hídrico del sur chileno, significará la construcción de centrales termoeléctricas más contaminantes, además de impactar los precios de la energía.

ESTRECHEZ ENERGETICA

La decisión se conoce en momentos en que el país atraviesa un complicado escenario energético por la cancelación de gigantescos proyectos y un galopante crecimiento de la demanda.

Chile necesita duplicar su matriz eléctrica en los próximos años para satisfacer el voraz apetito de industrias como la minería del cobre, metal del que Chile es el mayor productor mundial.

“Con esta decisión las cosas se van a poner cuesta arriba y por tanto vamos a tener que hacer un esfuerzo muy grande de imaginación, creatividad y también de contacto muy estrecho para llegar a decisiones que nos permitan salir adelante”, dijo Rodrigo Castillo, director de la asociación de empresas eléctricas.

Bachelet, quien lanzó semanas atrás una agenda energética para enfrentar el complicado panorama, ha puesto sus esperanzas en la generación eléctrica con gas natural y las energías renovables no convencionales -solar, eólica, geotérmica, entre otras- como alternativas para enfrentar la situación.[ID:nL1N0O1198]

HidroAysén “tiene que cambiar su foco a las energías renovables no convencionales, que son más rápidas, más económicas y no generan problemas ni con el ecosistema ni los ciudadanos”, dijo el senador de centroderecha Antonio Horvath, quien apoyó a Bachelet en su rechazo al proyecto.

Chile importa casi la totalidad de los combustibles que consume.

Los títulos de Endesa Chile subieron un 0,76 por ciento y los de Colbún cayeron un 0,82 por ciento en la bolsa local, tras conocerse la resolución gubernamental, que era ampliamente anticipada por el mercado.

Con colaboración de Alexandra Ulmer y Antonio de la Jara

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below