30 de julio de 2014 / 4:38 / en 3 años

Argentina se reúne por primera vez con acreedores, pero problemas siguen sin resolverse: mediador

NUEVA YORK (Reuters) - Argentina se reunió por primera vez cara a cara con los principales acreedores que la demandaron en un pleito de deuda, pero los problemas que dividen a las partes siguen sin resolverse, dijo el martes el mediador judicial estadounidense.

Mientras el país corre contrarreloj para evitar un default, el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, viajó a Nueva York para participar de las reuniones y al salir del encuentro por la noche dijo que las conversaciones seguirían el miércoles.

Pero el mediador judicial, Daniel Pollack, aseguró que aún no se decidía si se retomarán las reuniones. No obstante, dijo que hubo un franco intercambio de opiniones y preocupaciones.

“Estas fueron las primeras conversaciones cara a cara entre las partes”, dijo Pollack en un comunicado. “Los temas que dividen a las partes siguen sin resolverse”.

Pollack fue designado por el juez de distrito Thomas Griesa para buscar la forma de que Argentina cumpla su sentencia de pagar 1.330 millones de dólares más intereses a inversores “holdouts”, que tienen bonos incumplidos tras su cesación de pagos en el 2002.

“Se sigue trabajando con las partes”, dijo Kicillof a periodistas al salir del estudio de Pollack, sin querer dar mayores detalles de las conversaciones.

El acercamiento entre las partes hasta ahora fracasó debido a que el país sudamericano asegura que no puede sentarse a negociar una compensación con los fondos, a los que califica de “buitres”, si antes Griesa no levanta un bloqueo que le impide pagar sus bonos emitidos bajos leyes extranjeras.

Según fuentes bancarias y medios locales, un grupo de bancos privados en Argentina ofrecería al Gobierno aportar unos 250 millones de dólares como garantía para convencer a NML de la voluntad de pago del país y para persuadir a Griesa de que imponga una medida cautelar que suspenda el bloqueo.

Hasta ahora el magistrado se ha negado a permitir que el país honre sus deudas en el extranjero si no acepta cumplir con su fallo o negociar con los “holdouts” una compensación.

Si no resuelve la situación antes de la medianoche del miércoles (0400 GMT del jueves), cuando vence el período de gracia para el pago de intereses de un bono Discount, Argentina caerá en un default justo cuando su economía está en recesión por una alta inflación, pobres niveles de inversión y una menor demanda externa.

Una nueva cesación de pagos no sería tan catastrófica como la del 2002, cuando la tercera economía latinoamericana colapsó dejando millones de personas sin empleo y hundiendo a casi la mitad de su población en la pobreza.

Unos 34.000 millones de dólares en títulos públicos emitidos bajo leyes extranjeras corren riesgo de caer en default si Argentina no destraba la situación antes de la medianoche del miércoles y se disparan cláusulas que le permiten a sus tenedores recuperar sus inversiones anticipadamente.

En Washington, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dijo que un default de Argentina probablemente no tendría grandes consecuencias sobre los mercados globales debido a que el país está aislado al no tener acceso al crédito externo desde el 2002.

“Si bien un default es siempre lamentable, no creemos que tenga mayores consecuencias sustantivas afuera, en una base mucho más amplia”, dijo Lagarde, en línea con la percepción generalizada de que es altamente improbable que una cesación de pagos repercuta en otros mercados emergentes.

El Gobierno ha dicho que, para negociar con los fondos liderados por NML Capital Ltd y Aurelius Capital Management, deben primero dejarle pagar los bonos que fueron emitidos en dos reestructuraciones de deuda, en las que la mayor parte de sus acreedores aceptaron canjear sus títulos en default a cambio de fuertes quitas.

Los países que integran el bloque del Mercosur mostraron su solidaridad con Argentina durante una reunión que se realizó este martes en Venezuela.

RIESGO LEGAL

Argentina también ha afirmado que no puede cerrar un acuerdo extrajudicial con los acreedores no reestructurados antes del 31 de diciembre, cuando vence una cláusula conocida como RUFO que le impide ofrecer a esos bonistas mejores términos que a los tenedores que ingresaron a los canjes.

La pausa en la reunión entre Argentina y Pollack alentó expectativas en los mercados sobre la posibilidad de un acuerdo de último momento para evitar un default.

El índice líder de la Bolsa de Buenos Aires terminó con un alza del 6,53 por ciento. Los títulos públicos, cuya negociación cerró antes de conocerse el receso, terminaron casi planos.

Un grupo de tenedores de bonos reestructurados en euros pidió a Griesa el martes que establezca una medida cautelar de emergencia para permitir a Argentina honrar sus deudas y sortear una nueva cesación de pagos.

También dijo que contactó a otros acreedores que afirmaron estar dispuestos a no ejercer la cláusula RUFO si Argentina llega a un acuerdo con los “holdouts” antes de su expiración, el 31 de diciembre.

El Gobierno del país sudamericano dijo que violar la RUFO le podría costar al país demandas por entre 100.000 millones y 400.000 millones de dólares de acreedores que aceptaron fuertes quitas a cambio de recibir bonos que el país venía honrando asiduamente.

“Los tenedores de bonos en euros respetuosamente presentan este pedido de una medida cautelar temporaria de la orden (de bloquear los pagos de deuda) porque es la mejor manera que tiene esta corte para promover un acuerdo negociado en el caso y evitar un default”, dijeron los solicitantes en un documento.

Griesa ya ha rechazado otros pedidos similares.

Argentina reiteró el martes que, si no puede cancelar el miércoles los intereses de los Discounts, no caerá en un default porque depositó a fines de junio en tiempo y forma, en las cuentas de su agente de pago Bank of New York Mellon (BONY) en Buenos Aires, los 539 millones de dólares necesarios para el pago.

El BONY se negó luego a transferir esos fondos al exterior debido a la orden de Griesa, por lo que los fondos quedaron en un limbo legal.

Una fuente del Banco Central dijo a Reuters que el dinero seguía depositado en las cuentas del BONY el martes en horas de la tarde.

Con reporte adicional de Jorge Otaola y Walter Bianchi en Buenos Aires; Escrita por Alejandro Lifschitz; Editado en español por Javier López de Lérida y Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below