5 de febrero de 2015 / 1:57 / hace 3 años

Cúpula de Petrobras renuncia tras escándalo, se acelera búsqueda de reemplazos

La sede de la petrolera estatal brasileña Petrobras en Río de Janeiro. 14 nov, 2014. La presidenta de la petrolera brasileña Petrobras, Maria das Graças Foster, y cinco directores de la firma renunciaron a sus cargos y nuevos ejecutivos serán designados el viernes, informó la empresa en un comunicado el miércoles.Sergio Moraes

RIO DE JANEIRO (Reuters) - La presidenta de la brasileña Petrobras y otros altos cargos renunciaron el miércoles en medio de un escándalo de corrupción, lo que abrió una carrera para encontrar reemplazantes que logren que el mercado recupere la confianza en la petrolera estatal.

El directorio de la firma se reunirá el viernes para elegir a un nuevo equipo que reemplace a la presidenta ejecutiva Maria das Graças Foster y a los otros directores, dijo Petrobras en un comunicado.

La mayoría de los reemplazos posiblemente vendrán desde el interior de la empresa, pero para volver a incorporar a la compañía golpeada por un escándalo, y que sus cuentas sean certificadas por auditores, podría requerir de un presidente ejecutivo con experiencia, posiblemente desde fuera del negocio petrolero, dijo un ejecutivo con contacto directo con Foster.

El ejecutivo habló bajo condición de anonimato.

Las acciones preferentes de Petrobras subieron más de un 6 por ciento en el inicio de la sesión tras conocerse la noticia, pero luego recortaron su avance y cerraron extraoficialmente con un alza de un 0,2 por ciento a 10,02 reales.

El papel había subido más de un 15 por ciento el martes, su mayor alza diaria en 16 años, por reportes de prensa que apuntaban a que la presidenta Dilma Rousseff había decidido sacar a Foster del cargo.

El momento de las renuncias fue una sorpresa para el Gobierno de Rousseff, que esperaba ganar más tiempo para encontrar a los posibles reemplazantes, dijo una fuente de Gobierno a Reuters bajo condición de anonimato.

Rousseff ya pidió al ministro de Hacienda, Joaquim Levy, un economista preparado en la Universidad de Chicago, que le ayude a sondear posibles candidatos para un nuevo liderazgo de Petrobras, dijo el martes a Reuters otra fuente de Gobierno.

Entre los nombres que se han mencionado como posibles candidatos a presidente ejecutivo de la petrolera estatal se incluyen el ex jefe del banco central Henrique Meirelles, el ex presidente ejecutivo de la minera Vale Roger Agnelli, el actual jefe de Vale Murilo Ferreira, el ex ejecutivo de Petrobras y OGX Rodolfo Landim y el ex líder de la petroquímica Braskem, José Carlos Grubisich.

Considerando la enorme tarea de reestructurar Petrobras y la reputación de Rousseff como responsable final de los asuntos de la compañía, no está claro si el Gobierno encontrará pronto a alguien dispuesto a enfrentar esos desafíos.

Según una fuente con conocimiento del asunto, los ejecutivos que renuncian junto a Foster son el presidente financiero Almir Barbassa; el presidente de exploración Jose Miranda Formigli; el presidente de refinación Jose Carlos Cosenza; el presidente de ingeniería Jose Antonio de Figueiredo y el presidente de gas y energía, Jose Alcides Santoro Martins.

El presidente de gobierno corporativo Joao Elek y el de asunto corporativos Jose Dutra permanecerán en sus cargos, agregó.

Los inversores han estado apostando a que un nuevo liderazgo ayudará a restaurar la credibilidad de la compañía -sacudida por un escándalo de corrupción-, así como a aumentar la producción y las ganancias.

"Graças (Foster) no es el mayor problema de la empresa, pero es un mensaje", dijo João Pedro Brugger, analista de acciones de Leme Investimentos. "La empresa está tratando de decir al mercado que la administración de la firma será más profesional".

SIGUEN LAS DUDAS

La presión ha estado aumentando sobre Rousseff para que termine con la corrupción en Petrobras, cuya reputación sufrió por el arresto y testimonio de tres ejecutivos de alto rango y de otras 30 personas, incluidos directivos de importantes proveedores.

La policía ha dicho que destapó un esquema de arreglo de precios y sobornos que supuestamente benefició al Partido de los Trabajadores de Rousseff y a otras agrupaciones políticas.

Los opositores de Rousseff, que veían a Foster como la última línea de defensa de la presidenta, han acelerado sus esfuerzos para iniciar una investigación en el Congreso sobre la trama de sobornos, con la intención de que el Gobierno asuma su responsabilidad por la corrupción.

El escándalo planteará nuevos problemas a Rousseff a fines de este mes, cuando los fiscales mencionen a los políticos de su partido y de su coalición que supuestamente habrían recibido sobornos como contribuciones a sus campañas.

Según las autoridades, el esquema desvió al menos 3.700 millones de dólares de las arcas de Petrobras, aunque la cifra podría superar los 28.000 millones de dólares.

La semana pasada, Petrobras dijo que la corrupción hizo que el valor de los activos de la empresa cayera en 61.400 millones de reales (22.700 millones de dólares), entre los que se incluyen refinerías y plataformas petroleras, pero se rehusó a considerar el cargo en sus resultados.

Reporte de Jeb Blount. Editado en español por Mónica Vargas y Juana Casas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below