27 de abril de 2015 / 9:54 / en 2 años

Inversores cuestionan reestructuración de Deutsche Bank

En la imagen, la sede de Deutsche Bank en Fráncfort el 29 de enero de 2015. Deutsche Bank recortará unos 200.000 millones de euros en activos de banca de inversión y saldrá de una décima parte de los países en los que opera, como parte de un programa de reestructuración que tendrá un costo de implementación de 3.700 millones de euros. REUTERS/Ralph Orlowski

FRÁNCFORT (Reuters) - La mayor reestructuración estratégica del Deutsche Bank bajo la dirección de los copresidentes ejecutivos Anshu Jain y Jürgen Fitschen no contó con el beneplácito de los inversores, que el lunes la consideraron como muy pequeña y demasiado tardía.

El principal banco de Alemania ha tenido un desempeño peor que el de sus rivales bajo la dirección de Jain y Fitschen, que pese a las consecuencias de la crisis financiera, se ciñeron a un costoso modelo de banca universal que ofrece de todo, desde hipotecas en Alemania a derivados en Londres.

Ante regulaciones más estrictas, mercados débiles y crecientes costos legales por arreglos en litigios por conductas indebidas, Deutsche ahora sigue a rivales como UBS y Barclays en la desinversión de negocios no rentables para impulsar sus ganancias y mejorar su hoja de balance.

“La reestructuración se desarrolla desde el 2012. Se deberían haber tomado medidas más audaces mucho antes”, opinó un accionista sobre el plan que fue detallado el lunes.

Las acciones de Deutsche Bank llegaron a caer un 6 por ciento y a las 1015 GMT bajaban un 4,13 por ciento.

Tras cuatro meses de deliberaciones, Jain y Fitschen decidieron reducir hasta 150.000 millones de euros en activos de banca de inversiones, vender su división minorista Postbank a través de una salida a la bolsa a fines del 2016 e invertir más en la transacción de acciones y administración de riqueza.

El plan, que tendrá un costo de implementación de 3.700 millones de euros, tiene como objetivo aumentar el ahorro de costos en 3.500 millones de euros al 2020 y generar una rentabilidad tangible de al menos un 10 por ciento en el mismo período.

Pero la estrategia de reestructuración fue la menos radical de dos opciones consideradas por el directorio de Deutsche Bank y los inversores la consideraron poco ambiciosa.

Previamente, el banco tenía como objetivo una rentabilidad de 12 por ciento para 2015.

Jain se disculpó por no moverse más rápido para reformar al grupo, pero dijo que la caída del mercado de acciones no debería ser la palabra final de la estrategia. El banco ha dicho que dará más detalles sobre sus planes dentro de 90 días.

“Algunos inversores habrían querido una opción más radical y quizás hemos decepcionado a ese segmento de los inversores”, comentó en una conferencia de prensa en Fráncfort.

“Es posible que el mercado esperara más detalles”, agregó.

También dijo que requerimientos regulatorios más estrictos eran parcialmente culpables por la meta de rentabilidad más baja y agregó que la decisión de vender Postbank se debió mayormente a temores de que los reguladores sigan elevando los requerimientos de capital.

Preservar a Postbank, con su pesada hoja de balance cercana a los 150.000 millones de euros, podría impedir que el banco alcance su meta de ratio de apalancamiento del 5 por ciento desde un 3,4 por ciento a fines del primer trimestre.

La reestructuración estratégica se produce en un momento difícil para el banco y sus líderes.

Fitschen enfrentará un juicio en Múnich el martes por acusaciones de que él y otros ex ejecutivos trabajaron para precipitar el colapso del imperio de medios Kirch para generar lucrativas comisiones por asesorías para reestructurar al grupo.

El ejecutivo ha dicho públicamente que “no mintió ni engañó” en el caso Kirch.

La semana pasada, autoridades de Estados Unidos y Gran Bretaña multaron al banco en una cifra récord de 2.500 millones de dólares por manipular las tasas de interés referenciales.

La multa provocó una caída del 50 por ciento en las ganancias de Deutsche Bank en el primer trimestre, que opacó el buen desempeño en su banca de inversiones, que es la que más genera ganancias para el grupo.

El grupo también cerrará 200 sucursales -más de un cuarto de su red minorista- hasta el 2017 y saldrá de algunos países en los que opera.

El banco no dijo cuántos empleos recortará ni de qué países saldrá, pero afirmó que planea gastar hasta 1.000 millones de dólares en tecnología digital.

(1 dólar = 0,9197 euros)

Información de Thomas Atkins y Jonathan Gould. Traducido por la Redacción de Madrid; editado por Carlos Aliaga/Patricio Abusleme vía Mesa Santiago

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below