3 de junio de 2015 / 12:18 / en 3 años

BCE prevé menor expansión mientras impulsa alivio cuantitativo

FRÁNCFORT (Reuters) - Europa perdió algo de impulso del crecimiento y la volatilidad del mercado de bonos continuará, dijo el miércoles el Banco Central Europeo, comprometiéndose a impulsar su esquema de impresión de dinero hasta que concluya el trabajo de levantar la economía.

Varias monedas de euro, con la bandera de la Unión Europea en el fondo, en una ilustración, 28 de mayo de 2015 en Zenica. El Banco Central Europeo dejó las tasas de interés sin cambios el miércoles, manteniéndolas en mínimos históricos mientras continúa su esquema de impresión de dinero para impulsar la economía. REUTERS/Dado Ruvic

En comentarios después de que el banco dejó las tasas sin cambios en mínimos históricos, el presidente del BCE, Mario Draghi, también instó a un acuerdo con Grecia, que enfrenta el riesgo de un incumplimiento de deuda si no consigue ayuda, a fin de mantenerla dentro del bloque monetario.

En lo que podría verse como una concesión, Draghi dijo que el eventual acuerdo, ahora bajo negociación, debería tener en cuenta el declive económico de Grecia, particularmente cuando se fijan metas fiscales que según Atenas son muy exigentes.

Pero dejó en claro que mientras tanto el BCE no limpiará las finanzas griegas aflojando las restricciones al financiamiento de corto plazo antes de que los acreedores de la zona euro liberen los créditos.

“El Consejo de Gobierno del BCE quiere que Grecia permanezca en el euro”, dijo Draghi en conferencia de prensa.

“La actual perspectiva de crecimiento rebajada para la economía griega debería ser tomada en cuenta para determinar cuáles deberían ser las cifras del superávit presupuestario apropiadas”, añadió.

El banco de inversión Barclays dijo que los comentarios de Draghi, donde se refirió a la “justicia social”, podría indicar un tono más conciliador en la postura del BCE.

“Creemos que las palabras que eligió Draghi en su respuesta, incluyendo la ‘justicia social’, señala la disposición para que Europa también considere las necesidades de Grecia”, dijo Barclays.

De todas formas, los mercados de bonos sufrieron una liquidación por las declaraciones de Draghi, anticipando un mensaje más tranquilizador.

Los rendimientos de los títulos alemanes a 10 años, normalmente sólidos, seguían escalando. En dos días han subido más de 30 puntos básicos, su mayor incremento en años.

Mientras los analistas buscaban explicar el movimiento de los bonos, JP Morgan dijo que los mercados sobrerreaccionaron a un leve aumento de la previsión de inflación para 2015.

Draghi dijo que la liquidación de semanas recientes se debió a una serie de factores e insistió en que el banco analizará la volatilidad.

“Debemos acostumbrarnos a períodos de mayor volatilidad. A niveles muy bajos de los tipos de interés, los precios de los activos tienden a mostrar una mayor volatilidad”, sostuvo.

ALIVIO CUANTITATIVO A TODA VELOCIDAD

Si bien la deflación terminó y los precios subieron en mayo más rápido de lo que esperaban los mercados, aliviando los mayores problemas del banco, Draghi admitió que la perspectiva de expansión se oscureció y el banco rebajó ligeramente su proyección del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 2017.

“Se ha producido una pérdida o una cierta pérdida de impulso, modesta yo diría, sobre todo debido al debilitamiento de las economías fuera de la zona euro, en los mercados emergentes en su mayoría”, sostuvo.

Aún así, declaró que el crecimiento económico se hará más generalizado y que los riesgos ahora están más equilibrados, en parte debido al programa de compras de activos del banco, de más de un billón de euros, conocido como alivio cuantitativo o QE por sus siglas en inglés, que el BCE en teoría podría expandir, incluso si tal opción no se está debatiendo.

El banco lanzó el esquema de compras de activos este año para impulsar los precios con la idea de que la inflación quedaría debajo de sus metas hasta 2017.

Los primeros indicadores apuntan a que el programa está funcionando.

Los datos de esta semana mostraron que la inflación de la zona euro pasó a terreno positivo en mayo y la tasa estructural subió a 0,9 por ciento, llevando al banco a elevar su previsión para todo el año a 0,3 por ciento desde los precios sin cambios que arrojó la estimación de marzo.

La inflación del próximo año está prevista en 1,5 por ciento, para luego ascender a 1,8 por ciento en 2017, en línea con proyecciones anteriores, pero sólo si el programa de impresión de dinero se realiza completamente, dijo Draghi.

El presidente del BCE rechazó cualquier sugerencia de que la operación de impresión de dinero debería terminar antes de lo programado y dijo que era muy pronto incluso para discutir cómo finalizaría.

(1 dólar estadounidense = 0,8991 euros)

Escrito por Mike Peacock, editado en español por Gabriel Burin.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below