6 de junio de 2015 / 16:29 / hace 2 años

Griego Tsipras se reunirá en Bruselas con líderes de Francia y Alemania

ATENAS/GARMISCH-PARTENKIRCHEN, Alemania (Reuters) - El primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reunirá el miércoles con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande, en los márgenes de una cumbre que se celebrará en Bruselas, dijo un funcionario del Gobierno heleno el sábado.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, retomará las conversaciones con los acreedores de la zona euro en Bruselas la próxima semana, tras decir al Parlamento que rechazaba las "absurdas" condiciones de un acuerdo para lograr fondos a cambio de reformas que evite la suspensión de pagos. En la imagen, Tsipras durante la sesión en la que informó a los parlamentarios de cómo avanzan las conversaciones con los acreedores. 5 junio 2015. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Los tres líderes mantuvieron una conferencia telefónica el sábado, que según el funcionario se celebró en un “buen clima”, sin dar detalles sobre el contenido de las conversaciones.

Grecia está enfrentada a sus acreedores de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional por un paquete de ayuda que libere dinero para el país, que se arriesga a quedarse sin efectivo.

La conversación se produjo luego de que Tsipras dijera el viernes ante el Parlamento heleno que rechaza las “absurdas” condiciones de un acuerdo que evite el cese de pagos de Atenas.

Más temprano, un funcionario del gobierno griego negó un reporte de prensa que aseguraba que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, declinó el sábado atender una llamada telefónica de Tsipras.

Reuters reportó que Juncker rechazó atender el llamado porque Atenas todavía no había enviado las propuestas de una reforma que prometió presentar el jueves, por lo que no había bases para sostener nuevas discusiones.

El punto muerto en la crisis de la deuda griega, que está afectando a los mercados financieros y podría dañar la recuperación económica mundial, penderá sobre la cumbre que reúne a los líderes del G-7 en Alemania a partir del domingo, bajo la presidencia de Merkel.

Un portavoz alemán dijo que Tsipras no fue invitado a la cita del grupo de siete países más industrializados del globo.

Mientras se acaba el tiempo para un acuerdo y Grecia lucha por cumplir sus obligaciones de pago, las relaciones entre Atenas y sus acreedores se hacen cada vez más complicada.

Tsipras debía haber regresado el viernes a Bruselas para seguir negociando, pero ante la posibilidad de sufrir un revés en el seno de su partido Syriza, prefirió acudir al Parlamento heleno, donde denunció las condiciones de sus acreedores como “un truco de negociación muy malo”.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, que ha sido un apoyo para la causa griega, también mostró su desesperación, afirmando al diario Passauer Neue Presse que “la testarudez del Gobierno griego es enervante”.

El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, un socialdemócrata más afín a Atenas que sus socios de coalición conservadores, advirtió en una entrevista a un periódico que el ánimo actual en Alemania es dejar que los griegos abandonen la zona euro.

Al ser consultado sobre si espera un acuerdo pronto, dijo: “eso depende únicamente del Gobierno griego. Europa llegó al límite”. [ID:L1N0YS0BQ]

Grecia aplazó a fines de junio un pago que debía hacer al FMI el viernes, subrayando su precaria situación y asustando a los mercados, aunque le dio unos pocos días más para negociar un acuerdo vinculado a cierto alivio futuro para su deuda.

DESESPERADOS

Los funcionarios en Bruselas creen aún que Tsipras quiere un acuerdo, pero están desesperados con la retórica griega y el alto riesgo que corren.

El ministro de Finanzas heleno, Yanis Varoufakis, siguió esta línea argumental el sábado, asegurando que la propuesta que recibió Tsipras el miércoles fue “casi ofensiva”.

“No puedo imaginar que creyeran que esta iba a ser la base para un acuerdo, se trató de un movimiento agresivo para aterrorizar al Gobierno griego. Pero no se dieron cuenta de que este Gobierno no puede ser aterrorizado”, afirmó al diario dominical Proto Thema.

Al centrar su ira sobre dos de las principales demandas de los acreedores -la eliminación de un suplemento de ingresos para los pensionistas más pobres y el alza del IVA a la electricidad- Tsipras dejó abiertas posibles alternativas a esas medidas.

El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, dijo a Reuters que el plan de los acreedores es negociable, no un ultimátum, e instó a Atenas a que ofrezca alternativas.

Funcionarios dijeron que la fecha límite para un acuerdo es mediados de junio, para asegurar aprobación ministerial y respaldo parlamentario a un desembolso antes de que el rescate por 240.000 millones de euros venza a finales de este mes.

Merkel trató de forzar un acuerdo antes de la reunión anual de los líderes del G-7 en Schloss Elmau, Baviera. La mandataria quiere evitar que se convierta en otra cumbre sobre la crisis en la zona euro, que mostraría las dificultades de Europa en la resolución de los problemas de su moneda única.

Reporte de Gavin Jones en Atenas, Andreas Rinke en Garmisch-Partenkirchen y Ingrid Melander en París; escrito por Paul Taylor; editado en español por Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below