12 de junio de 2015 / 17:29 / hace 2 años

RESUMEN-Confianza del consumidor en EEUU sube e índice de precios al productor aumenta

Compradores miran las frutas y vegetales a la venta, en una tienda de vegetales en Rancho Santa Fe, California, 16 noviembre de 2014. La confianza del consumidor en Estados Unidos aumentó a comienzos de junio por expectativas de que un ajuste del mercado laboral pueda provocar grandes alzas salariales, que podrían estimular aún más al gasto y al crecimiento económico en general este año. REUTERS/Mike Blake

WASHINGTON (Reuters) - La confianza del consumidor en Estados Unidos aumentó a comienzos de junio por expectativas de que un ajuste del mercado laboral pueda provocar grandes alzas salariales, que podrían estimular aún más al gasto y al crecimiento económico en general este año.

El dato alentador de confianza del consumidor del viernes puso fin a una semana de enérgicos datos económicos y fueron el más reciente indicio de que el crecimiento está recuperando el impulso tras un comienzo débil del segundo trimestre.

El índice preliminar de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan para junio subió a 94,6, que se compara con 90,7 en la lectura final de mayo.

Los consumidores consideran que sus perspectivas financieras personales son las mejores desde 2007 y los hogares prevén las mayores alzas de salarios desde 2008. Además, estiman que la inflación se mantendrá baja.

“Podríamos tener más buenas noticias en el frente del gasto en las próximas semanas”, comentó Bricklin Dwyer, economista de BNP Paribas en Nueva York.

El alza de la confianza tuvo lugar pese a precios más altos de la gasolina, que contribuyeron a que los precios al productor registraran en mayo su mayor incremento en más de dos años y medio.

El Departamento del Trabajo dijo que su índice de precios al productor para demanda final aumentó un 0,5 por ciento el mes pasado, el mayor incremento desde septiembre de 2012 y tras un declive del 0,4 por ciento en abril.

La enérgica confianza del consumidor junto a un mercado laboral ajustado, ventas minoristas alentadoras y un aumento de las presiones inflacionarias podrían tranquilizar a la Reserva Federal sobre el panorama económico en Estados Unidos, en medio de expectativas de que eleve las tasas de interés este año.

El comité de política monetaria del banco central estadounidense se reunirá el martes y miércoles.

“Aunque es necesario ver más avances antes de que la Fed se sienta suficientemente confiada en la sostenibilidad de la recuperación, ciertamente sentirán alivio en el hecho de que las cosas están comenzando a moverse en la dirección correcta”, dijo el economista de TD Securities Millan Mulraine en Nueva York.

La Fed ha mantenido sus tasas de interés a un día cerca de cero desde diciembre de 2008 y no se prevé que las suba antes de septiembre de este año.

La economía estadounidense se contrajo en el primer trimestre por una serie de factores, como el mal clima, interrupciones portuarias y la fortaleza del dólar. Las estimaciones de crecimiento para el segundo trimestre fueron aumentadas esta semana hasta un 3,2 por ciento a tasa anual.

Los mercados financieros estadounidenses no reaccionaron mayormente a los datos debido a que los operadores se concentraban en los últimos anuncios en torno a la crisis de deuda de Grecia.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subían, mientras que el dólar se depreciaba frente a una cesta de monedas y las acciones estadounidenses también caían.

INFLACIÓN ESTABLE

El dato de precios al productor sugirió que la baja de los precios debido al costo del petróleo se acerca a su fin. La estabilización de la inflación, junto al ajuste del mercado laboral, podría hacer que la inflación suba de vuelta hacia la meta de un 2 por ciento de la Fed.

“Las presiones inflacionarias tienen pulso y deberían subir más durante el próximo año en la medida en que la economía está en, o muy cerca, de los niveles de empleo pleno”, dijo Chris Rupkey, economista financiero jefe de MUFG Union Bank en Nueva York.

En el año hasta mayo, el índice de precios al productor bajó un 1,1 por ciento, en la cuarta caída consecutiva en la comparación interanual. Los precios bajaron un 1,3 por ciento en los 12 meses hasta abril, el mayor retroceso desde 2010.

Un fuerte declive en los precios del crudo desde el año pasado y la fortaleza del dólar han pesado sobre los precios al productor.

Una medición clave de las presiones subyacentes sobre los precios al productor que excluye alimentos, energía y servicios comerciales bajó un 0,1 por ciento el mes pasado tras subir un 0,1 por ciento en abril.

El llamado IPP subyacente subió un 0,6 por ciento en los 12 meses hasta mayo.

Editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below