2 de diciembre de 2015 / 14:51 / hace 2 años

Caída de monedas latinoamericanas se ralentizará en 2016; bancos centrales seguirán activos

BRASILIA (Reuters) - Las monedas latinoamericanas podrían ralentizar su tendencia bajista a principios del 2016, a medida que los bancos centrales suben las tasas de interés para evitar potenciales trastornos derivados de la posible alza que hará la Reserva Federal en las próximas semanas, mostró un sondeo de Reuters.

Unas personas pasando frente a una casa de cambios en Buenos Aires, ago 14, 2014. Las monedas latinoamericanas podrían ralentizar su tendencia bajista a principios del 2016, a medida que los bancos centrales suben las tasas de interés para evitar potenciales trastornos derivados de la posible alza que hará la Reserva Federal en las próximas semanas, mostró un sondeo de Reuters. REUTERS/Marcos Brindicci

El castigado real brasileño podría debilitarse otra vez por encima de las 4 unidades por dólar, pero solo de forma leve. Se espera que caiga hasta 4,025 por dólar en seis meses y a 4,09 en 12 meses, según la mediana de 31 estimaciones de estrategas del mercado cambiario.

La proyección a seis meses aproximadamente es que el peso mexicano cotice a 16,8150 por dólar, el peso chileno a 715,0 y el peso colombiano a 3.050,0.

“Las monedas regionales se debilitaron significativamente en 2014-15 y esperamos una mayor debilidad en 2016”, escribieron economistas de Goldman Sachs en una nota.

Apuntaron a la pobre combinación de bajo crecimiento, alta inflación y bajos precios de las materias primas como los factores fundamentales detrás de lo que denominan como el declive “moderado” que experimentarán las monedas regionales.

Se espera que la subida de los rendimientos de los bonos de Estados Unidos y la fortaleza del dólar, resultado de lo que se espera sea una serie de incrementos graduales de las tasas por parte de la Fed, mantengan la presión bajista en las divisas latinoamericanas.

La crisis política en Brasil y su profunda caída en recesión son la principal preocupación local, pero los analistas consideran que inversores y operadores deberían tener también cuidado con la exposición de México y Colombia a los bajos precios del petróleo.

UN AÑO MEJOR

Pese a todo, las futuras pérdidas en las monedas de Latinoamérica deberían ser mucho menos dolorosas que en 2015, debido a que ya acumulan fuertes caídas.

A finales de mayo, el real estaría solo algo más del 3 por ciento por debajo de la previsión para el comienzo de 2016, tras un declive de más del 30 por ciento en lo que va de año. El peso mexicano operaría virtualmente estable comparado con los 16,7750 de comienzos del 2016.

Las previsiones sugieren un panorama más tranquilo por la estabilización de los mercados cambiarios de la región tras el hundimiento del tercer trimestre. En ese periodo, el real lideró la caída libre en la región por las dudas de los inversores acerca de la voluntad del banco central brasileño de contener el desplome en el mercado.

Finalmente, las autoridades reaccionaron y respaldaron a sus monedas y, mirando hacia adelante, es probable que tengan previsto hacer más de lo mismo.

“Los efectos rezagados de la debilidad de las monedas mantendrán la inflación alta y obligarán a los bancos centrales de la mayoría de países a endurecer su política monetaria”, indicó Capital Economics en un informe.

En Brasil, el rendimiento de los contratos futuros de las tasas de interés repuntó por apuestas a que la tasa referencial Selic será incrementada en enero desde un ya alto 14,25 por ciento, a pesar de la profundización de la recesión.

En México, el debate se centra en cuánto tiempo tardará Banxico en imitar la primera subida de tasas de la Fed.

No obstante, el camino por delante podría ser más complicado que lo que sugieren las cifras medianas del sondeo. Nueve participantes en la encuesta creen que los riesgos se inclinan a la baja para las monedas latinoamericanas, sobre todo para el real, que fue considerado el más vulnerable, hasta el punto que un banco global prevé que pudiera alcanzar los 4,40 por dólar en seis meses.

Reporte de Gabriel Burin y Silvio Cascione; Editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below