30 de diciembre de 2015 / 19:14 / hace 2 años

ANÁLISIS-Bolsa peruana sigue a la deriva tras desplomarse por tercer año consecutivo

LIMA (Reuters) - El horizonte para la bolsa peruana en el próximo año es sombrío por la posibilidad de que la saquen de la lista de mercados emergentes, un escenario externo negativo, la debilidad de la economía local y tras un 2015 en que se encamina a cerrar con su peor desempeño en siete años y con la mayor caída de la región.

La puerta de ingreso a la Bolsa de Valores de Lima, abr 7, 2015. El horizonte para la bolsa peruana en el próximo año es sombrío por la posibilidad de que la saquen de la lista de mercados emergentes, un escenario externo negativo, la debilidad de la economía local y tras un 2015 en que se encamina a cerrar con su peor desempeño en siete años y con la mayor caída de la región. REUTERS/Mariana Bazo

El índice general de la plaza limeña ha caído en el año un 33 por ciento y más de un 40 por ciento en términos de dólares, su mayor baja desde 2008, cuando se hundió un 59,8 por ciento en medio de la crisis financiera mundial.

La caída es la tercera anual consecutiva para el que fue uno de los mercados estrella de la región y que en el período ha perdido más de la mitad de su valor.

El alza de la tasa de interés en Estados Unidos y la caída de los precios de las materias primas por una desaceleración económica en China alejó a muchos inversores de los activos emergentes este año, especialmente de la bolsa de Lima en que la minería pesa casi un 30 por ciento.

Las expectativas de cinco analistas consultados por Reuters es que la bolsa local siga cayendo en los primeros seis meses del 2016, aunque no descartan una leve recuperación en la segunda mitad del año por compras de oportunidad.

“Vemos un escenario todavía complicado para la Bolsa de Valores de Lima en los próximos meses, hay algunos factores de riesgo que están limitando una recuperación”, dijo el analista principal de la casa bursátil Intéligo SAB, Fernando Iberico.

Sobre el mercado bursátil pesa la amenaza de que el proveedor de índices MSCI baje a mediados del 2016 la calificación de la bolsa local a “mercado fronterizo” desde “mercado emergente”, si no percibe una recuperación de la liquidez.

El cambio significaría para Perú el riesgo de una eventual salida de capitales de entre 1.500 millones y 5.000 millones de dólares, según directivos de la bolsa.

Para evitarlo, el Gobierno ha tomado varias medidas como la eliminación desde enero de 2016 de un impuesto a las ganancias en la bolsa, la promoción de más agentes del mercado y la introducción de ventas en corto de renta variable.

PANORAMA INCIERTO

La agencia calificadora Moody’s dijo recientemente que la perspectiva económica de Perú estará limitada, entre otras razones, por la débil confianza de los empresarios, cuyas inversiones han caído en 2015 por segundo año consecutivo.

Las elecciones presidenciales de abril del 2016 pueden inyectar más incertidumbre, pese a que analistas consideran que los riesgos son bajos porque los principales candidatos del fragmentado mapa político peruano son partidarios de una economía de mercado.

“Tenemos unas elecciones el próximo año que si bien creemos que serán algo normal, sin mayor inconveniente, genera algún tipo de incertidumbre para los inversores”, dijo el gerente general de la corredora BBVA Continental SAB, Jorge Ramos.

Los inversores también están atentos a las repercusiones en la economía del fenómeno climático de El Niño, un calentamiento del mar que provoca fuertes lluvias que pueden afectar a la pesca y la agricultura.

La economía de Perú -el tercer productor mundial de cobre y zinc- crecería en 2016 algo más que el 2,8 por ciento que se espera para este año, pero aún lejos de las tasas del 6 por ciento de la última década.

“En el caso de un fenómeno de un Niño catastrófico podría darse una disminución de 2 puntos porcentuales de crecimiento”, dijo el analista de Credicorp Capital, Héctor Collantes.

Otro factor de riesgo para la bolsa es que se prolongue la caída de los precios de los metales, como el cobre, que castiga a mineras como la polimetálica Volcan, cuyas acciones han perdido un 70 por ciento en el año.

Además, si la tasa de interés sigue subiendo en Estados Unidos y el sol se deprecia empresas con endeudamiento en dólares pueden verse castigadas, como la cementera Unacem, cuyos títulos han perdido un 43 por ciento en el año.

“Hay que ser cautelosos a la hora de invertir en sectores ligados a las materias primas como el minero, ya que, a pesar de que algunas acciones tienen valorizaciones atractivas, estas siguen sujetas al desempeño económico del mayor demandante de metales en mundo, China”, dijo Diego Lazo, jefe de estudios económicos de Renta 4 SAB.

Reporte de Ursula Scollo; Editado por Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below