17 de julio de 2017 / 13:15 / en 3 meses

Gobierno argentino apuesta a créditos hipotecarios para activar economía y buscar respaldo

BUENOS AIRES (Reuters) - El Gobierno de Argentina está impulsando créditos hipotecarios subsidiados para reactivar la construcción mientras busca seducir a la clase media de cara a las elecciones de medio término de octubre, en las que estará en juego el proyecto económico liberal del presidente Mauricio Macri.

Una persona pasea a un perro frente a una vivienda a la venta en Buenos Aires, Jul 17, 2017. REUTERS/Marcos Brindicci

Tras un largo estancamiento de la economía que recién está llegando a su fin, el plan -que hasta el momento ha tenido una fuerte demanda- intenta paliar parcialmente los profundos problemas de vivienda que sufren los argentinos, aunque no apunta a los sectores pobres.

“Para el sector medio, que es una gran cantidad, todo esto impulsa la economía y genera actividad”, dijo Iván Kerr, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, en una entrevista en su oficina de Buenos Aires.

La clase media urbana ha apoyado ampliamente a Macri en las elecciones que lo llevaron al poder en el 2015, pero desde entonces su bolsillo ha sufrido los golpes de una alta inflación, un aumento de las tarifas de servicios públicos y una fuerte presión impositiva.

Su voto será clave en las elecciones legislativas, en las que se elegirá a 24 senadores y la mitad de la Cámara de Diputados, y que son consideradas un plebiscito sobre la gestión de Macri, que hasta ahora no ha tenido el éxito económico que prometía.

“El Gobierno busca reconquistar a la clase media (...) que apoyó al Gobierno y que hoy tiene desocupados o tiene acceso a menos cosas por el deterioro del salario, sin poder viajar, sin consumir como antes”, explicó Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit.

Los candidatos a senadores por el oficialismo enfrentarán en la provincia de Buenos Aires, el distrito con mayor peso electoral del país, a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Una probable victoria de la exmandataria pondría en alerta a los inversores, que rechazan sus políticas de regulación estatal.

AUGE CREDITICIO

La iniciativa de Macri consta de un plan llamado Procrear, una herencia del gobierno anterior al que introdujo cambios y con el que benefició a 90.000 personas de ingresos medios en marzo con un subsidio estatal, y de otro por el que otorga préstamos baratos ajustados por una unidad de medida conocida como UVA.

Las estadísticas oficiales muestran el auge que están teniendo esos préstamos. Según el Banco Central, los créditos hipotecarios en general alcanzaron los 3.717 millones de pesos en junio, frente a los 558 millones de pesos otorgados en el mismo mes del 2016. Los nuevos créditos UVA representan el 70 por ciento del total.

Sin embargo, para acceder al Procrear se requieren ingresos por entre 16.000 pesos (948 dólares) y 32.000 pesos mensuales, cuando la mitad de la población activa de Argentina tiene salarios por debajo de los 10.000 pesos, según datos oficiales.

El Gobierno estima que el país necesita 1,5 millones de nuevos hogares y que otros 2 millones necesita refacciones.

“La fuerte demanda de préstamos hipotecarios UVA representa un motor de la actividad económica y el empleo, ya que parte de los préstamos se orientan a la construcción, ampliación o refacción de viviendas”, dijo a Reuters Juan Curutchet, presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, uno de los mayores bancos públicos del país.

Tras más de un año de caída, la construcción arrojó tres meses seguidos -entre marzo y mayo- de crecimiento en la comparación interanual.

El Gobierno de Macri pretende ampliar las reformas de libre mercado que empezó a aplicar sobre la economía a fin del 2015. Un buen resultado electoral en octubre le permitiría avanzar con cambios en el régimen laboral y en los sistemas impositivo y jubilatorio, entre otros.

El funcionario Kerr adelantó que buscará incrementar el presupuesto para los viviendas para personas pobres y para el plan Procrear a 50.000 millones de pesos en el 2018, desde los 35.000 millones de pesos de este año.

Con las sucesivas crisis económicas y financieras que sufrió el país austral, con procesos hiperinflacionarios y devaluaciones de la moneda, el crédito hipotecario ha sido una herramienta casi inexistente y la mayoría de las operaciones inmobiliarias se realizan con ahorro propio y en efectivo.

“Yo creo que uno de los legados que va a dejar (Macri) es un país de propietarios, que es algo que Argentina supo tener y que en los últimos años se perdió”, señaló Kerr.

Reporte de Eliana Raszewski; editado por Juana Casas y Nicolás Misculin

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below