20 de julio de 2017 / 5:04 / en 4 meses

Banco de Japón aplaza meta de inflación por 6ta ocasión, mantiene política monetaria estable

TOKIO (Reuters) - El Banco de Japón mantuvo su política monetaria estable el jueves pero volvió a aplazar la fecha en la que espera alcanzar su meta de inflación, lo que refuerza la opinión de que se quedará a la zaga de otros bancos centrales a la hora de reducir su programa de estímulo.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, asiste a una conferencia de prensa en la sede del BoJ en Tokio, Japón, 20 de julio del 2017. El Banco de Japón mantuvo su política monetaria estable el jueves pero volvió a aplazar la fecha en la que espera alcanzar su meta de inflación, lo que refuerza la opinión de que se quedará a la zaga de otros bancos centrales a la hora de reducir su programa de estímulo. REUTERS/Issei Kato

En momentos en que la solidez de las exportaciones y el consumo privado sugieren una recuperación moderada, el Banco de Japón (BoJ, por su sigla en inglés) reforzó levemente sus pronósticos de crecimiento y ofreció una visión más optimista que el mes pasado para la tercera economía más grande del mundo.

Pero el crecimiento débil de los precios obligó al BoJ a revisar a la baja sus previsiones de inflación, lo que subraya los desafíos que enfrenta al tratar de reforzar la economía y alentar a los consumidores a gastar más.

“La evolución reciente de los precios ha sido relativamente débil, ya que las empresas se mantuvieron cautelosas respecto a la subida de los salarios y los precios”, dijo el BoJ en un reporte trimestral sobre sus proyecciones de crecimiento e inflación a largo plazo.

“Los riesgos para la economía y las perspectivas de precios están sesgados a la baja”, agregó, admitiendo que ha resultado más difícil de lo esperado cambiar la percepción del público de que la deflación persistirá.

El BoJ retrasó en un año el momento en que espera alcanzar su meta de inflación, en un nuevo golpe al experimento monetario del gobernador Haruhiko Kuroda, cuyo objetivo es poner fin de manera sostenible a la deflación.

Ahora el banco central prevé que la inflación no llegará a ese nivel hasta el año fiscal que concluye en marzo del 2020.

El BoJ ha retrasado en seis ocasiones el plazo de referencia de precios desde que Kuroda lanzó su enorme programa de compra de activos en el 2013.

Kuroda dijo que si bien los retrasos eran “desafortunados”, estos no erosionarán la confianza en sus políticas, ya que la inflación se mantuvo moderada en parte por factores fuera de su control como los débiles precios del petróleo.

“No es cierto que sólo porque nuestros pronósticos resultaron ser erróneos, vamos a perder la confianza (del público) en nuestras políticas”, declaró el funcionario.

Reporte adicional de Stanley White y Minami Funakoshi. Editado en español por Carlos Aliaga

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below