9 de noviembre de 2017 / 23:48 / hace 8 días

Sucesión de jefe del banco central México complicada por carrera presidencial

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - Casi un año después de que Agustín Carstens dijera que renunciaba como gobernador del banco central de México, la carrera electoral está complicando su sucesión en un país donde la estabilidad económica ya está bajo la amenaza de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, posa para una fotografía tras una entrevista con Reuters en Ciudad de México, México, Julio 13, 2017. REUTERS/Carlos Jasso

Parte del problema es el hecho de que uno de sus posibles sucesores, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, está también muy arriba en la lista de aspirantes a convertirse en el candidato presidencial del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) para los comicios del 2018.

El 30 de noviembre Carstens dejará el Banco de México (Banxico) para hacerse cargo del Banco de Pagos Internacionales (BIS) en Basilea y el candidato del PRI no puede decidirse hasta mediados de diciembre o aún después, lo que crea el riesgo de un vacío en una institución clave de la política económica.

Carstens anunció su partida en diciembre del 2016, antes de acordarse una prórroga de cinco meses a su estadía en el autónomo banco debido a la incertidumbre causada en México por la presidencia de Trump.

Las amenazas de Trump de abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) llevaron al peso a mínimos históricos y aumentaron la presión sobre el banco central para elevar las tasas a un máximo de ocho años.

Las preocupaciones sobre el TLCAN han nublado el panorama para dar a los mercados claridad sobre el sucesor de Carstens y ello podría socavar la reputación de la institución, dijo el senador opositor Juan Carlos Romero Hicks.

“Es de las pocas instituciones cuya credibilidad es solvente”, dijo a Reuters el senador del centroderechista Partido Acción Nacional (PAN).

Banxico ayudó a reducir la inflación de dos dígitos en la década de 1990 a un mínimo histórico de 2.13 por ciento a fines de 2015. Pero la depreciación del peso y la eliminación de subsidios a la gasolina en enero llevaron la inflación por encima del 6 por ciento en 2017, un máximo de 16 años.

“Los mercados ya empiezan a cuestionar hasta cuándo el Presidente va a esperar para hacer la nominación, lo cual puede ponerlos nerviosos”, dijo Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics.

Los nuevos miembros de la junta de gobierno de Banxico deben ser confirmados por el Senado, cuyo periodo ordinario de sesiones concluye el 15 de diciembre.

Peña Nieto ha dicho que el candidato presidencial del PRI debería anunciarse antes de que comience el 14 de diciembre la fase de precampaña para las elecciones del 2018.

Mientras Meade compita por la candidatura del PRI y el banco central se mantendrán las preguntas sobre la sucesión, de acuerdo con tres altos funcionarios del partido, que hablaron bajo condición de anonimato debido a la delicado del asunto.

Un portavoz de la oficina de Peña dijo que no podía decir cuándo se nominaría al nuevo gobernador del organismo.

Entre otros candidatos principales para el puesto que han sido mencionados por funcionarios están el subgobernador del banco central Alejandro Díaz de León y el subsecretario de Ingresos de Hacienda, Miguel Messmacher.

Si no se nombra un nuevo gobernador antes del 1 de diciembre, la ley señala que el miembro con más años de servicio de la junta de gobierno del banco, de cinco miembros, asuma interinamente el puesto. Eso pasaría la responsabilidad al veterano Roberto del Cueto.

Coutiño de Moody’s expresó su preocupación de que el gobierno pueda designar a un funcionario de Hacienda que pudiera estar dispuesto a presionar por menores costos de endeudamiento para impulsar la economía.

Pero Richard Hall, un analista de mercados emergentes de T. Rowe Price, en Baltimore, dijo que no estaba preocupado.

“Todos los candidatos potenciales pasarían la prueba básica. Todos son economistas ortodoxos”, dijo Hall. “Ninguno de ellos son del tipo dispuesto a tomar órdenes del presidente”, añadió.

Con reporte adicional de Michael O´Boyle, Editado por Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below