June 14, 2018 / 2:18 PM / in 3 months

Banco Central de Chile sube cálculo crecimiento economía e inflación para 2018

SANTIAGO (Reuters) - El Banco Central de Chile subió el jueves ligeramente su cálculo de expansión de la economía para este año, en medio de un repunte de la inversión y un impulso monetario que se iría reduciendo a medida que una esperada mayor inflación avanza hacia un 3,0 por ciento.

En la imagen de archivo el logo del Banco Central de Chile se ve en su sede en Santiago de Chile el 29 de marzo de 2018. REUTERS / Ivan Alvarado

En una presentación ante senadores, el presidente del banco central Mario Marcel, elevó la proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a un rango del 3,25 a 4,0 por ciento en 2018 - desde un cálculo previo de 3,0-4,0 por ciento -, muy por encima del 1,5 por ciento registrado el año pasado.

“La economía chilena avanza en la recuperación del crecimiento”, dijo Marcel. “Más que un resultado, este es un buen comienzo para una etapa más favorable del ciclo económico (...) es importante que la recuperación de la inversión se profundice, que se fortalezca el mercado de trabajo”.

El repunte de la economía del mayor productor mundial de cobre se basa en una demanda interna que crecería un 4,1 por ciento este año, de la mano de una inversión que aumentaría un 4,5 por ciento y que no se descarta evidencie un mayor dinamismo. El consumo, en tanto, avanzaría un 3,6 por ciento.

Funcionarios del Gobierno destacaron la mejora en la proyección de la inversión, uno de los temas en que se ha focalizado la nueva administración de centroderecha de Sebastián Piñera. “La inversión tirará el carro de la economía los próximos tres años”, dijo el ministro de Economía José Valente.

Marcel destacó que continúan estimando una recuperación de la actividad apoyada en un escenario favorable externo - pese a sus volatilidades -, una política monetaria expansiva y el fin del ajuste de la inversión minera e inmobiliaria.

El mejor panorama para la demanda interna, junto con los efectos de la depreciación del peso, reduciría los riesgos para la convergencia de la inflación al 3,0 por ciento. La entidad prevé una inflación de 2,8 por ciento este año desde un cálculo anterior de 2,3 por ciento. En 2019, marcaría un 3,0 por ciento.

Este escenario dejaría algo más de espacio al banco central para continuar con el actual impulso monetario. La Tasa de Política Monetaria (TPM) se mantendría en torno a su actual nivel de 2,5 por ciento en el corto plazo, similar a lo que proyectó la última encuesta de operadores, con un alza a fin de año.

“La economía sigue necesitando un impulso monetario positivo por los próximos dos años. Ciertamente, ese impulso se irá reduciendo en la medida que la economía siga cerrando la brecha y la inflación converja al 3,0 por ciento, pero el momento en que comience dependerá de la evolución de la macroeconomía”, dijo Marcel.

Además, agregó que como supuesto se espera un impulso fiscal coherente con el presupuesto vigente de la nación, incluyendo los ajustes anunciados por el Gobierno, y de ahí en adelante prevé que el gasto siga la senda de gradual consolidación fiscal anunciada recientemente por el Ejecutivo.

ESCENARIO EXTERNO

En su informe, el banco central destacó que el principal riesgo externo sigue siendo un deterioro abrupto de las condiciones financieras internacionales, debido a “que los mercados parecen estar más reactivos a las noticias negativas”.

Por ello, reafirmó la necesidad de mantener fundamentos económicos sólidos a nivel local ante eventos en el último tiempo que han tenido mayor impacto en países con alto endeudamiento, déficit fiscal o de cuenta corriente.

En medio de este panorama, el precio del cobre -mayor envío del país- se ubicaría en 3,10 dólares la libra este año y en 2,95 dólares en 2019. Pero si se concreta alguna huelga en una minera importante, como ocurrió el año pasado en Escondida, podría ser necesario revisar las estimaciones, dijo Marcel.

Las exportaciones sumarían un total de 78.800 millones de dólares este año, mientras que la balanza comercial anotaría un saldo positivo de 8.500 millones de dólares, una cifra algo menor por los mayores precios del petróleo, insumo que el país importa casi en su totalidad.

Editado por Juana Casas y Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below