16 de octubre de 2014 / 10:04 / hace 3 años

Deflación acecha a periferia de Europa, inflación en mínimo de 5 años

Vista del distrito financiero con la sede del Banco Cental Europeo en Frankfurt. Imagen de archivo, 18 septiembre, 2014. La inflación de la zona euro se ralentizó en septiembre a su nivel más bajo desde octubre del 2009, mientras que las exportaciones del bloque vacilaron durante el verano boreal, lo que ofrece poca esperanza para una economía que trata de evitar su tercera recesión en seis años.Kai Pfaffenbach

BRUSELAS (Reuters) - Cinco países de la periferia de la zona euro cayeron en deflación en septiembre, mientras que la inflación del bloque se ralentizó a su nivel más bajo en cinco años, lo que ofreció un panorama poco esperanzador para una economía que quiere evitar su tercera recesión en seis años.

La inflación al consumidor en la zona euro fue de un 0,3 por ciento en septiembre, según datos publicados el jueves por la Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea.

Si bien el dato estuvo en línea con la estimación que emitió la Eurostat y con las proyecciones del mercado, las cifras de Grecia, España, Italia, Eslovenia y Eslovaquia muestran deflación en septiembre, frente a una demanda del consumidor que está persistentemente deprimida.

Portugal y Chipre no mostraron inflación.

Con un colchón tan mínimo contra la deflación, el Banco Central Europeo va a verse más presionado a considerar un programa de compra de bonos como el de Estados Unidos.

"Hay un riesgo real de que la zona euro caiga en otra recesión. Los números de la inflación están peligrosamente cerca de cero", advirtió Jennifer McKeown, economista senior de Capital Economics. "Pensamos que el Banco Central Europeo probablemente anunciará un programa de alivio cuantitativo total en los próximos meses".

Con el desempleo cerca de máximos históricos y con la confianza empresarial debilitándose otra vez, los europeos no quieren o no pueden gastar, lo que le quita el apoyo a una recuperación que se inició a comienzos de 2013. La economía del bloque no repunta y se ve cada vez más frágil.

Los datos del jueves mostraron también que el ritmo de las alzas de los precios se desaceleró desde el 0,4 por ciento de agosto.

La bajísima cifra de la inflación, que está por debajo de 1 por ciento por 12 meses consecutivos, refleja en parte el desplome de los precios del petróleo.

Los precios del Brent se han hundido en más de un 25 por ciento desde mediados de junio. La inflación anual de la energía en la zona euro estuvo en gran parte detrás del debilitamiento en septiembre, cayendo un 2,3 por ciento en septiembre.

La inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de la energía y los alimentos, fue un 0,8 por ciento en septiembre, retrocediendo desde la lectura de 0,9 por ciento en agosto, y de vuelta a los niveles registrados en junio y julio.

"La opinión de consenso era que la inflación general empezaría a repuntar de nuevo a partir del cuarto trimestre", dijo Martin van Vliet, economista de ING. "Pero ahora que los precios del petróleo se desplomaron, la inflación general se mantendría cercana a cero por más tiempo y no llegaría al 1 por ciento antes del próximo año, si acaso".

SUPERÁVIT COMERCIAL CAMUFLA CAÍDA EN EXPORTACIONES

Las exportaciones cayeron un 3 por ciento en agosto sobre una base anual no ajustada, y retrocedieron un 0,9 por ciento respecto a julio, ajustadas por cambios estacionales, dijo Eurostat en un comunicado separado.

Las importaciones también bajaron.

Los envíos de la zona euro al resto del mundo habían sido uno de sus puntos fuertes desde la crisis de deuda de 2009-2012, pero están siendo afectados por la desaceleración de la economía china y por la crisis con Rusia.

Las cifras de Eurostat mostraron que las exportaciones a Rusia declinaron un 14 por ciento interanualmente en los primeros siete meses de 2014.

El dato de agosto mostró un superávit comercial de 9.200 millones de euros (11.700 millones de dólares) que podría mejorar las cifras de producción de la zona euro para el tercer trimestre, pero preocupa el derrumbe de las exportaciones.

"Lo principal es que el aumento en el superávit comercial impulsará el superávit de cuenta corriente y apoyará al euro en los mercados de divisas", dijo Dominique Barbet, economista de BNP Paribas. "Pero el declive en las importaciones y en las exportaciones son señal de una pobre actividad económica".

Reporte de Robin Emmott. Editado en español por Carlos Aliaga/Janisse Huambachano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below