21 de julio de 2015 / 11:06 / hace 2 años

Alza del IVA duele a los griegos, que sienten impacto de términos del rescate

ATENAS (Reuters) - Para los turistas que merodean por las estrechas calles del centro de Atenas, 20 céntimos en el precio del souvlaki - la tradicional brocheta de carne a la brasa - pueden no parecer mucho. Pero para el camarero Stavros Giokas, la subida del IVA que se aplica desde el lunes es una gran preocupación.

Una empleada preparando la carne a la brasa conocida como "Gyros" en el centro de Atenas, 20 de julio de 2015. Para los turistas que merodean por las estrechas calles del centro de Atenas, 20 céntimos en el precio del souvlaki - la tradicional brocheta de carne a la brasa - pueden no parecer mucho. Pero para el camarero Stavros Giokas, la subida del IVA que se aplica desde el lunes es una gran preocupación. REUTERS/Yiannis Kourtoglou

El aumento del IVA, exigido por los acreedores de Grecia a cambio de un tercer acuerdo de rescate, forzó al restaurante en el que trabaja Giokas a subir el precio del souvlaki de 2,20 a 2,40 euros.

Aunque es una ganga para los acomodados visitantes del norte de Europa, para los griegos acuciados por años de austeridad la subida es una razón más para no comer fuera.

“La gente está contando cada céntimo, no sólo para souvlakis”, dice Giokas mientras espera clientes, rodeado de mesas vacías con manteles amarillos y verdes.

Algunas firmas grandes de propiedad extranjera absorberán la subida del 13 al 23 por ciento del IVA en alimentos procesados y transporte público sin que los clientes lo sientan. Otros negocios pueden intentar evitar pagar el IVA en algunas de sus ventas, una práctica generalizada que ha contribuido a los problemas económicos de Grecia.

Pero para los muchos que pagan, puede no haber otra opción que cobrárselo a los clientes.

“No podemos absorber el costo. Todo se vuelve más caro: los tomates, las cebollas, el tzatziki”, dijo Giokas.

La subida de impuestos afectará no solo a los restaurantes, comida procesada e incluso a la sal, sino también a las tarifas de los taxis y a los colegios privados.

El incremento del IVA se aprobó en el Parlamento griego la semana pasada en un intento del primer ministro, Alexis Tsipras, de demostrar a otros países de la eurozona que se toma en serio las reformas exigidas a cambio de negociar un rescate de 86.000 millones de euros que Grecia necesita para mantenerse a flote.

Pero en todo el país, trabajadores, pensionistas y economistas se muestran preocupados por el impacto en una población que sufre un desempleo de más del 25 por ciento y una economía que se prevé se contraiga este año.

“Cuando todo me cuesta un 10 por ciento más, ¿no es el poder adquisitivo de mi pensión mucho menor? Es como un recorte de la pensión”, dijo Nikos Koulopoulos, de 65 años.

Los economistas consultados dicen que los griegos no tienen mucha opción que pagar ya que el IVA afecta a productos de primera necesidad.

“Definitivamente, es una medida recesionista”, dijo Nick Magginas, de National Bank. “Pero hay bastantes posibilidades de que aporte los ingresos esperados porque una gran parte del ajuste afecta a productos básicos donde la demanda no es elástica”, añadió.

¿CRECERÁ LA ECONOMÍA EN NEGRO?

Varios grandes minoristas internacionales que operan en Grecia, entre ellos la cadena de supermercados alemana Lidl, han puesto anuncios en sus webs afirmando que no pasará la subida del IVA a sus clientes.

Pero otros dijeron que es algo impensable.

“Creo que la subida llegará al cliente final, estamos ya trabajando en el beneficio marginal”, dijo la portavoz del supermercado Sklavenitis Melina Varoutsikou.

La cadena, una de las mayores de Grecia, estaba en proceso de cambiar precios, dijo, añadiendo que como resultado de esa subida podría haber una caída de la demanda.

En general, las grandes empresas deberían poder absorber mucho mejor la subida que las pequeñas, dijo Antonis Diapoulis, analista de Alpha Finance.

“Muchos de los negocios más pequeños, tanto restaurantes como minoristas, pueden intentar ir al mercado negro y no hacer facturas siempre que puedan evitarlo”, dijo. “En general, el impacto será negativo. Eso está claro”.

En Atenas, los taxistas estaban muy preocupados.

    “La gente no tiene dinero para pagar taxis por la crisis. Ahora con la subida, será peor. Como resultado, yo no podré comprar cosas”, dijo Tassos Dritsas, de 49 años, taxista desde 1988.

Información adicional de Phoebe Fronista, Angeliki Koutantou y Lefteris Papadimas; Escrito por Ingrid Melander; Traducido por Inmaculada Sanz

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below