24 de julio de 2015 / 17:08 / en 2 años

Política fiscal de Brasil sigue ayudando a combatir inflación: Barbosa

SAO PAULO (Reuters) - La política fiscal de Brasil seguirá ayudando al Banco Central a combatir la inflación, pese a un debilitamiento de corto plazo de la moneda local que podría obligar a las autoridades a subir las tasas de interés, dijo el viernes el ministro de Planificación, Nelson Barbosa.

El ministro de Planificación brasileño, Nelson Barbosa, durante una conferencia de prensa en el Palacio Planalto, en Brasilia, 20 de julio de 2015. La política fiscal de Brasil seguirá ayudando al Banco Central a combatir la inflación, pese a un debilitamiento de corto plazo de la moneda local que podría obligar a las autoridades a subir las tasas de interés, dijo el viernes el ministro de Planificación, Nelson Barbosa. REUTERS/Ueslei Marcelino

El real brasileño se hundió el viernes a un mínimo de 12 años, ya que los inversores siguen preocupados por la decisión del Gobierno de reducir las metas de ahorro fiscal. Muchos temen que el país esté encaminándose a perder su preciada calificación de grado de inversión como resultado de lo anterior.

En medio de la turbulencia del mercado, el director del Banco Central Luiz Pereira señaló que se podrían subir aún más las tasas de interés debido a que el organismo vio “riesgos más recientes” que amenazan su objetivo de llevar a la inflación a un 4,5 por ciento para finales del 2016.[nL1N1040XC]

Economistas esperan que la inflación termine este año por encima del 9 por ciento.

“La política fiscal permanece neutral o restrictiva pese a la reducción de las metas de ahorro”, dijo Barbosa a Reuters. “Aún está ayudando a la política monetaria”.

Barbosa reconoció que la reciente debilidad cambiaria podría “alimentar la inflación y requerir respuesta de política monetaria”, pero espera que pronto el real se recupere de sus pérdidas.

“Nuestro trabajo para explicar la estrategia fiscal en el mediano a largo plazo tiende a atenuar el impacto (negativo) inicial sobre el tipo de cambio”, aseguró.

Muchos economistas han criticado las estimaciones de Barbosa y del ministro de Hacienda, Joaquim Levy, de que la deuda pública bruta de Brasil se estabilizaría y comenzaría a caer hacia el 2016, a pesar de la reducción en las metas de ahorro.

Barbosa dijo que “es normal” para los economistas tener distintos escenarios, pero insistió en que las proyecciones del Gobierno están basadas en suposiciones de crecimiento, tasas de interés reales, y el costo de los swaps cambiarios que se han estado utilizando en el programa de intervención del Banco Central.

“No sólo es el superávit primario fiscal el que asegura la estabilización de la deuda”, aseguró. “También las expectativas de una recuperación económica y por menores tasas de interés reales a medida que la inflación cae en el futuro”, sostuvo.

Barbosa dijo que el Gobierno espera que la economía del país comience a salir de la recesión en el cuarto trimestre el 2015 y que registre un crecimiento del 0,5 por ciento el próximo año.

Sin embargo, reconoció que la turbulencia política relacionada a la creciente investigación por corrupción en la petrolera estatal Petrobras ha llevado a algunos economistas a estimar un repunte más tardío, ya sea en el primer o segundo trimestre del 2016.

Reporte adicional de Cesar Bianconi, editado en Español por Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below