25 de agosto de 2015 / 10:59 / hace 2 años

Banco central de China recorta tasas y encaje bancario para apuntalar a la economía

Una bandera de China ondea afuera de la sede del Banco Central de China, en Beijing, 3 de abril de 2014. El banco central de China recortó el martes sus tasas de interés y simultáneamente relajó el encaje bancario por segunda vez en dos meses, en un intento por respaldar a su debilitada economía y contener el desplome de su mercado de acciones, que ha tenido un impacto sobre las bolsas en todo el mundo.Petar Kujundzic

PEKÍN (Reuters) - El banco central de China recortó el martes sus tasas de interés y simultáneamente relajó el encaje bancario por segunda vez en dos meses, en un intento por respaldar a su debilitada economía y contener el desplome de su mercado de acciones, que ha tenido un impacto sobre las bolsas en todo el mundo.

Las acciones globales, los rendimientos de los bonos y los precios del crudo avanzaban tras la noticia, ya que los inversores esperan que el relajamiento monetario estabilice al vapuleado mercado de acciones de China, que ha perdido más de 15 por ciento en lo que va de esta semana.

Wall Sreet abrió la jornada con un fuerte repunte.

El índice de referencia Shanghai Composite se derrumbó anteriormente el martes hasta quedar por debajo de su nivel de soporte de 3.000 puntos. En las primeras horas del día, los inversores salieron en estampida de las acciones después de que el sombrío "lunes negro" causara pánico en los mercados globales.

La medida de política también se lleva a cabo después de una sorpresiva devaluación del yuan hace dos semanas, un evento que las autoridades calificaron como un paso hacia la aplicación de reformas financieras, pero que algunos vieron como el inicio de una depreciación gradual de la moneda china para ayudar a los exportadores del país.

"Francamente, esto muestra que existe algo de pánico", dijo Andrew Polk, economista residente del Conference Board en Pekín.

"Esta es una decisión remecedora (...) Busca abordar ciertos asuntos reales y también prevalecer sobre la moral de los mercados vista en los últimos dos días", aseveró.

El Banco Popular de China dijo en su página web que recortará su tasa referencial de préstamos bancarios a un año en 25 puntos base a 4,6 por ciento. El recorte de tasas, el quinto desde noviembre, entrará en vigencia el 26 de agosto.

La tasa clave de depósitos bancarios a un año también fue reducida en 25 puntos base, mientras que el techo de depósitos bancarios por más de un año fue disminuido aún más para liberar al mercado de tasas de interés de China.

Al mismo tiempo, el banco central chino dijo que recortará su encaje bancario en 50 puntos base a 18 por ciento para la mayoría de los grandes bancos. El cambio estará vigente a partir del 6 de septiembre.

"Actualmente, aún hay presión a la baja en torno al crecimiento de China", dijo el banco central en un comunicado emitido por separado. "También existe una volatilidad relativamente elevada en los mercados financieros globales, lo que requiere de un uso más flexible de las herramientas de política monetaria", sostuvo.

"ATERRIZAJE FORZOSO"

Algunos analistas acogieron la medida por considerarla como un nuevo respaldo a la enorme economía china, aunque advirtieron que podría no ser suficiente para protegerla de una ralentización que muchos sospechan podría ser más significativa de lo que indican las proyecciones.

"Aún podría haber un nuevo relajamiento de política monetaria del banco central de China", dijeron economistas de ANZ Bank en una nota.

"El índice de precios al productor sigue estando en terreno negativo tras 41 meses consecutivos (de bajas), lo que indica que las presiones deflacionarias de China siguen siendo fuertes", añadió.

La devaluación de la moneda de China y la fuerte caída de sus mercados a inicios del verano boreal habían generado temores de que la segunda mayor economía del mundo se encontrara cerca de un aterrizaje forzoso que afectaría al crecimiento global y provocaría graves trastornos en los mercados globales.

Un sondeo privado mostró que la actividad del sector fabril de China se contrajo a su ritmo más veloz en casi seis años y medio en agosto, ante una disminución de la demanda doméstica y de exportaciones, lo que incrementó el temor de que la economía se esté desacelerando mucho más de lo previsto.

La economía de China creció a un ritmo anualizado de 7 por ciento en el segundo trimestre, sin cambios respecto al periodo anterior y levemente los debajo de las proyecciones de los analistas, aunque aún se esperan nuevas medidas de estímulo.

En los últimos meses, el Gobierno ha anunciado una serie de incentivos para la economía, incluyendo reiterados recortes de las tasas de interés y relajamiento del encaje bancario, además de un aumento en el ritmo de los gastos para infraestructura.

Sin embargo, los analistas creen que el Gobierno podría seguir adelante con sus políticas de estímulo durante el resto del año para combatir la volatilidad de los mercados y alcanzar su meta de crecimiento del PIB para el año cercana al 7 por ciento.

Reporte de China Economics. Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below