25 de septiembre de 2015 / 5:39 / en 2 años

Moneda de Brasil rebota desde mínimos históricos tras amenaza de intervención

Un tablero que muestra la tasa cambiaria entre el real brasileño y el dólar estadounidense, junto a varias otras divisas, en Sao Paulo, 24 de septiembre de 2015. La moneda brasileña rebotó con fuerza después de que el banco central del país se comprometió a defenderla con todos los instrumentos de los que dispone, lo que alejó al real desde los mínimos históricos que anotó el jueves temprano por la inquietud de los inversores sobre las perspectivas de la mayor economía de América Latina. REUTERS/Nacho Doce

BRASILIA/SAO PAULO (Reuters) - La moneda brasileña rebotó con fuerza después de que el banco central del país se comprometió a defenderla con todos los instrumentos de los que dispone, lo que alejó al real desde los mínimos históricos que anotó el jueves temprano por la inquietud de los inversores sobre las perspectivas de la mayor economía de América Latina.

La creciente turbulencia política que amenaza al Gobierno de Dilma Rousseff y el agravamiento de la recesión económica han arrastrado al real brasileño a su nivel más débil desde la creación de la moneda, en 1994.

El real se desplomó a un nuevo mínimo de 4,248 unidades por dólar, antes de recuperarse para terminar el día con un alza de un 3,73 por ciento a 3,9914 unidades.

La recuperación se dio luego que el presidente del banco central, Alexandre Tombini, declaró que la entidad no descarta usar parte de las reservas de divisas del país para calmar al mercado cambiario.

“En este proceso (de contener la volatilidad), el Banco Central tiene disponibles todos los instrumentos”, dijo Tombini. “Las reservas de divisas son un seguro que podrían y deberían ser utilizadas”.

La moneda se recuperó adicionalmente después de que el Tesoro brasileño anunció un programa de subastas diarias de deuda para proporcionar liquidez al mercado local.

El principal índice de la Bolsa de Sao Paulo, el Bovespa, se recuperó de unas pérdidas iniciales de hasta un 2,0 por ciento y subió un 0,2 por ciento en las operaciones de la tarde.

El ministro de Finanzas Joaquim Levy, dijo a última hora del jueves que el programa de subastas ayudó a calmar el nerviosismo del mercado y reafirmó que algunas reservas de divisas podrían ser vendidas para reducir la volatilidad.

A pesar de la presión sobre la moneda, Tombini reafirmó la política del banco central de mantener las tasas de interés en los niveles actuales durante un período prolongado, incluso después de que elevó su pronóstico de inflación muy por encima de la meta oficial.

En un reporte trimestral publicado el jueves, el banco central elevó su pronóstico de la inflación para el 2016 a un 5,3 por ciento desde un 4,8 por ciento.

El panorama de inflación se agrega a las dificultades que enfrentan las autoridades brasileñas, que son reacias a elevar las tasas de interés durante una recesión peor que la esperada.

El desempleo aumentó por octavo mes consecutivo en agosto a su máximo en más de cinco años, aunque el aumento fue ligeramente menor que lo previsto por los mercados, mostraron datos reportados el jueves.

Algunos economistas advirtieron que el banco central corre el riesgo de poner al real bajo una presión adicional si no sube las tasas de interés en su próxima reunión de política monetaria programada para el 21 de octubre.

“Si el banco central no sube (las tasas de interés) en la próxima reunión, verán otra ronda de deterioro”, dijo el estratega de Santander Securities Sandro Sobral en una nota a clientes.

La crisis ha avivado la preocupación de que otra agencia de calificación crediticia siga los pasos de Standard & Poor’s y baje la nota soberana de Brasil a “especulativa”, obligando a varios fondos globales a sacar los bonos de sus carteras.

El jefe del Tesoro brasileño, Marcelo Saintive, dijo el jueves que Brasil podría evitar nuevas rebajas de calificación si logra la aprobación de su último paquete fiscal y demuestra un compromiso a largo plazo para reequilibrar sus cuentas públicas.

Los esfuerzos de Roussef para apuntalar unas deterioradas finanzas públicas se enfrentarán a una prueba importante el miércoles, cuando el Senado votará si anula unos vetos presidenciales que buscan evitar un salto en el gasto público.

Los índices de aprobación de Rousseff se han desplomado a niveles de un solo dígito a menos de un año de su reelección en octubre pasado, por las sombrías perspectivas económicas así como un escándalo de corrupción que afecta a importantes miembros de su Partido de los Trabajadores.

Reporte adicional de redacciones en Londres, Sao Paulo, Brasilia y Río de Janeiro, escrito por Christian Plumb. Editado en español por Carlos Aliaga

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below