6 de octubre de 2015 / 15:06 / en 2 años

FMI ve riesgos en desaceleración de China, pide a Pekín permitir libre flotación del yuan

PEKÍN (Reuters) - Las autoridades de China deberían seguir aplicando reformas estructurales para poner a la segunda mayor economía del mundo en una senda del crecimiento sostenible, aunque es probable que la expansión del PIB del país se desacelere a un 6,3 por ciento en 2016, dijo el martes el Fondo Monetario Internacional.

Una persona cuenta yuanes en un mercado en Pekín, ago 12 2015. Las autoridades de China deberían seguir aplicando reformas estructurales para poner a la segunda mayor economía del mundo en una senda del crecimiento sostenible, aunque es probable que la expansión del PIB del país se desacelere a un 6,3 por ciento en 2016, dijo el martes el Fondo Monetario Internacional. REUTERS/Jason Lee

El FMI estima que el crecimiento de China se ralentizará a un 6,8 por ciento este año, desde un 7,3 por ciento en el 2014, y que la producción económica se debilitará más en 2016, en cálculos que estuvieron en línea con las previsiones anteriores del organismo.

“Posiblemente se necesita un apoyo modesto de política monetaria para garantizar que el crecimiento no se enfríe marcadamente, pero serán claves más progresos en la implementación de las reformas estructurales a fin de que el consumo privado recupere dinamismo tras la desaceleración de la inversión”, dijo el FMI en su Panorama Económico Mundial.

El Gobierno chino ha utilizado en varias ocasiones medidas de política monetaria y económica, como el recorte de las tasas de interés y el aumento del gasto fiscal, con la intención de impulsar a su economía, que está en vías de crecer a su tasa más débil en un cuarto de siglo.

Pekín tiene como objetivo una expansión del PIB de 7 por ciento en el 2015, aunque algunos economistas consideran que los actuales niveles podrían de hecho ser mucho más débiles.

China se enfrenta al difícil malabarismo de evitar una brusca ralentización, reducir las vulnerabilidades de un excesivo apalancamiento y fortalecer el papel de las fuerzas de mercado de la economía, según el FMI.

El boom del crédito y la inversión, avivado por el paquete de estímulo masivo que Pekín implementó durante el punto álgido de la crisis financiera mundial, se tradujo en un fuerte endeudamiento de los gobiernos locales y un exceso de capacidad industrial generalizado.

En su reporte, el FMI también reafirmó sus llamados a que China siga adelante con sus reformas al mercado cambiario, luego de la decisión sorpresiva de las autoridades de devaluar al yuan en agosto.

“El reciente cambio en el sistema de tipo cambiario de China provee la base para un tipo de cambio más determinado por el mercado, pero mucho depende de la implementación”, sostuvo el FMI.

“Un tipo de cambio de libre flotación mejorará la autonomía de la política monetaria y ayudará a la economía a ajustarse a los choques externos, puesto que China continúa integrándose cada vez más a la economía y los mercados financieros globales”, añadió.

China ha descrito la devaluación del yuan como modesta y como parte de sus reformas para permitir la liberalización de la moneda, que coincidió con los esfuerzos del país para lograr que el “renmimbi” sea incluido en la cesta de divisas SDR del FMI.

Reporte de Kevin Yao. Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below