27 de octubre de 2015 / 17:08 / en 2 años

Productores italianos indignados ante reporte de OMS sobre relación entre carne y cáncer

ROMA (Reuters) - La tierra del jamón de Parma, pregonando los beneficios de una dieta tradicional mediterránea, instó a los consumidores a no entrar en pánico sobre el “prosciutto” tras una advertencia de que la carne procesada puede causar cáncer.

Foto de archivo de un trabajador caminando en una habitación donde cuelgan jamones de Parma para su secado, en Langhirano, cerca de Parma, 13 de octubre de 2009. La tierra del jamón de Parma, pregonando los beneficios de una dieta tradicional mediterránea, instó a los consumidores a no entrar en pánico sobre el "prosciutto" tras una advertencia de que la carne procesada puede causar cáncer. REUTERS/Stefano Rellandini/Files

Grupos italianos de alimentos y agricultura respondieron indignados al reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que colocó las carnes procesadas, como el jamón, las salchichas y el salame, junto con el asbesto y el tabaco en una lista de cancerígenos.

“No al terrorismo contra la carne, la italiana es la más sana”, dijo la asociación agrícola Coldiretti en un comunicado, agregando que la dieta del país era el secreto de una de las expectativas de vida más altas del mundo, casi 80 años para los hombres y 85 para las mujeres.

La ministra de Salud Beatrice Lorenzin dijo que el Gobierno estaba analizando el reporte de la OMS, pero añadió que las personas no deberían preocuparse de las conclusiones, que señalaban “evidencia limitada” de que la carne, el cordero y el cerdo sin procesar causaban cáncer.

“Siempre se ha sabido que comer mucha carne roja es malo para la salud. El secreto es la dieta mediterránea (...) debemos comer un poco de todo”, dijo en la Feria Mundial de la nutrición en Milán.

El reporte de la OMS alarmó a productores del “prosciutto” italiano, un jamón curado en seco y cortado fino considerado como un manjar que se sirve solo como antipasto antes del plato principal.

“Podríamos sufrir un golpe económico”, dijo Nicola Levoni, cuya familia ha producido jamón, salame y mortadela en el norte de Italia durante cuatro generaciones, al diario La Repubblica.

“En este momento, existe el riesgo de que alguien frente a una tienda de verduras y una carnicería se vaya a la primera, pero debería comprar en las dos, porque nuestra carne es buena”, agregó Levoni.

(1 dólar = 0,9044 euros)

Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below