5 de febrero de 2016 / 14:51 / hace 2 años

Brasil considera meta fiscal flexible para 2016 ante caída de ingresos: fuente

Reales y dólares intercalados en una ilustración fotográfica, sep 10, 2015. El Gobierno brasileño planea congelar cerca de 50.000 millones de reales (12.860 millones de dólares) en gastos este año para cumplir con su meta fiscal de ahorro, publicó el viernes el diario Folha de S. Paulo.Ricardo Moraes

BRASILIA (Reuters) - Brasil está considerando una meta de superávit fiscal flexible para este año mientras un desplome en sus ingresos y la agitación política entorpecen sus esfuerzos por reequilibrar sus cuentas públicas, dijo a Reuters un funcionario familiarizado con la situación.

El Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff estudia un proyecto de ley para establecer una banda para su meta de superávit primario, así como un límite en el gasto público a partir de este año, afirmó el funcionario, que solicitó mantener su nombre en reserva porque no está autorizado a ofrecer declaraciones públicas.

El balance primario mide el superávit o el déficit en las finanzas gubernamentales antes del pago de deudas.

El Gobierno se está esforzando por recaudar ingresos para cumplir con su meta de superávit primario de 30.500 millones de reales (7.840 millones de dólares), o el equivalente a un 0,5 por ciento del producto interno bruto (PIB).

Un estancamiento político en el Congreso está retrasando la aprobación de un nuevo impuesto sobre las transacciones financieras, que el Gobierno considera crucial para cumplir la meta.

El ministro de Hacienda, Nelson Barbosa, ha informado que trabaja en una propuesta para hacer flexible la meta en los próximos años y evitar así fuertes recortes de gastos cuando los ingresos caen en forma significativa.

"La urgencia de la situación está forzando al Gobierno a considerar llevar adelante estas reformas fiscales. Barbosa está consciente de las preocupaciones del mercado. La idea es ser duros con el gasto, pero permitir cierta flexibilidad en la meta", sostuvo la fuente.

Agregó que el Gobierno planea anunciar la próxima semana un congelamiento de alrededor de 50.000 millones de reales (12.860 millones de dólares) en gastos este año.

El congelamiento de gastos es una práctica presupuestaria anual que refleja el compromiso del Gobierno con la austeridad fiscal. El congelamiento sería menor que los 69.900 millones de reales retenidos el año pasado.

La idea de una meta fiscal flexible ha sido criticada por muchos inversores y economistas que creen que la propuesta erosionará aún más a las credenciales fiscales del Gobierno.

La oficina de prensa del Ministerio de Hacienda no respondió de inmediato a una solicitud para comentar el reporte. Una portavoz del Ministerio de Planificación dijo que el Gobierno aún no ha decidido sobre el tamaño del congelamiento.

El rápido deterioro de las finanzas durante el Gobierno de Rousseff ha mermado la confianza de los inversores en la otrora economía pujante.

(1 dólar = 3,8877 reales brasileños)

Reporte de Alonso Soto. Editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below