6 de marzo de 2016 / 17:53 / en 2 años

Motor de la economía alemana se frena por incertidumbres y temores

BERLÍN (Reuters) - El nerviosismo entre los compradores de los productos alemanes de todo el mundo, a menudo sobre problemas que aún no se han materializado, está obligando a algunos de los pequeños y medianos fabricantes del país a posponer las inversiones, amenazando al crecimiento económico.

En la imagen de archivo se aprecia un grabado que dice "Hecho en Alemania" en un auto de juguete en Dortmund, el 25 de agosto de 2013. El nerviosismo entre los compradores de los productos alemanes de todo el mundo, a menudo sobre problemas que aún no se han materializado, está obligando a algunos de los pequeños y medianos fabricantes del país a posponer las inversiones, amenazando al crecimiento económico. REUTERS/Ina Fassbender

Las “Mittelstand”, pequeñas y medianas empresas en gran medida de propiedad familiar, son la columna vertebral de la industria alemana y este año enfrentan problemas en los principales mercados de exportación, como una desaceleración económica en China y la recesión en Rusia y Brasil.

Pero gran parte de la ansiedad entre los clientes es del tipo “¿Y si...?”: ¿Y si la agitación en los mercados financieros se propaga a la economía real? ¿Y si Occidente se enfrasca en un enfrentamiento serio con Rusia? ¿Y si Gran Bretaña abandona la Unión Europea?

Es probable que no ocurra ninguna de esas cosas, pero el riesgo es que el miedo ponga en marcha una espiral descendiente autocumplida en forma de pedidos esperados que nunca se concretan, o aquellos ya hechos que se cancelan.

Las grandes corporaciones alemanas, como Daimler, BASF y ThyssenKrupp, pueden permitirse mirar más allá de tales incertidumbres a corto plazo y están llevando adelante sus planes de inversión.

Sin embargo, las Pymes alemanas, con recursos financieros más modestos, constituyen aproximadamente el 98 por ciento de las empresas alemanas de exportación y están siendo frenadas por una caída de la confianza empresarial causada por los riesgos políticos y el desplome de este año de los mercados bursátiles, de energía y de materias primas.

“Nos preocupa que estemos llevándonos hacia una crisis”, dijo Josef Minster, presidente ejecutivo del grupo Schlemmer, un proveedor de partes de automóvil con sede en Baviera especializado en sistemas de protección de cables.

“Aquí veo un claro riesgo de que las reacciones de pánico en los mercados financieros puedan propagarse y afectar a la economía real”, comentó Minster, nombrando a China, Rusia y Brasil como los puntos débiles de las perspectivas de crecimiento de su empresa.

Reporte adicional de Sylwia Lasek y Edward Taylor. Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below