31 de marzo de 2016 / 11:28 / en 2 años

Salida de Tata de Reino Unido eleva expectativa de concentración siderúrgica en Europa

FRÁNCFORT (Reuters) - El plan de Tata Steel de vender su negocio británico de fabricación de acero ha elevado las expectativas de una consolidación largamente esperada en el sector siderúrgico europeo, aquejado desde hace años de un exceso de capacidad.

En la imagen, una vista general de la fábrica de Tata en Port Talbot, Gales, el 30 de marzo de 2016. El plan de Tata Steel de vender su negocio británico de fabricación de acero ha elevado las expectativas de una consolidación largamente esperada en el sector siderúrgico europeo, aquejado desde hace años de un exceso de capacidad. REUTERS/Rebecca Naden

Desde las adquisiciones por miles de millones de euros de las europeas Arcelor y Corus por los gigantes indios Mittal y Tata en 2006 y 2007, las operaciones de concentración en la industria siderúrgica prácticamente se han paralizado mientras los fabricantes, necesitados de fondos, se enfrentaban a una crisis económica mundial y a una desaceleración en China que alentó la exportación de acero barato.

Al carecer de recursos para lograr una mayor consolidación, que habría supuesto una reducción de la capacidad, los dueños de las fábricas de acero europeas continuaron produciendo más de lo necesario, tratando de proteger su cuota de mercado y el empleo, pero alimentando de esta forma un círculo vicioso de exceso de oferta y caídas de los precios.

En juego está una industria que en la Unión Europea tiene una facturación anual de unos 170.000 millones de euros y que emplea directamente a 330.000 personas, y de la que dependen para su supervivencia muchas industrias más en el sector manufacturero.

“La consolidación del sector siderúrgico en Europa tiene muchísimo sentido, pero el problema es que la industria ha esperado durante tanto tiempo y la crisis es tan grande que se trata de empresas que en realidad están con flujos de caja negativos”, dijo un banquero del sector de metales y minería en Londres que pidió no ser identificado ya que no está autorizado a hablar públicamente.

Al menos ahora Tata ha alcanzado tal punto de dolor que se ha visto obligada a actuar, incluso aunque esto podría significar, si no logra encontrar un comprador, el cierre del negocio británico que lleva casi una década tratando de reactivar.

Tata dijo que había extendido un “apoyo financiero sustancial” a su negocio del Reino Unido, que emplea a cerca de 15.000 personas, y ha realizado un ajuste de valoración de sus activos por más de 2.000 millones de libras.

Por el momento no ha habido muestras de interés de posibles compradores, y el negocio parece poco atractivo debido a la vulnerabilidad de Reino Unido a las importaciones baratas chinas, sus elevados precios de energía y el costo de transportar acero a los clientes en la Europa continental, así como un tipo de cambio desfavorable para las exportaciones.

Reporte adicional de Clara Denina, Freya Berry y Tom Pfeiffer en Londres. Editado en español por Marion Giraldo y Tomás Cobos

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below