2 de mayo de 2016 / 13:57 / en un año

Banco de Japón ve pocas razones para actuar cuando el público no está prestando atención

En la imagen, el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, durante una conferencia de prensa en Tokio, Japón. 28 abril 2016. Kuroda tiene un gran problema. Su radical experimento de política monetaria ha tenido siempre el objetivo de convencer al público de que el fin de la deflación está cerca, pero ahora el público no está prestando atención. REUTERS/Thomas Peter

TOKIO, 2 mayo (Reuters) - El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, tiene un gran problema. Su radical experimento de política monetaria ha tenido siempre el objetivo de convencer al público de que el fin de la deflación está cerca, pero ahora el público no está prestando atención.

Las preocupaciones de que un nuevo brote de estímulo sería desaprovechado en hogares y empresas hasta ahora poco convencidas por la incursión del banco en las tasas negativas, además de una enorme emisión de dinero, estaban entre los principales factores detrás de la decisión de la semana pasada de abstenerse de un mayor alivio, según fuentes cercanas al Banco de Japón (BOJ, por sus siglas en inglés).

“Hay una sensación de ansiedad extendiéndose entre el público sobre el hecho de que el BOJ esté implementando estas políticas anormales”, dijo una de las fuentes. “Esto podría estar detrás de la falta de apoyo público a un mayor estímulo del BOJ”, agregó.

Kuroda destacó que desplegaría todos los medios de política disponibles si el BOJ fuera a actuar de nuevo, sugiriendo que cualquier futuro alivio tomaría la forma de otra medida “big bang” elegida por su impacto psicológico sobre el público, dijeron analistas.

Pero la decisión de esperar -y la reacción del mercado que disparó el yen a niveles máximos en 18 meses- han reforzado las voces de los escépticos que argumentan que el experimento del BOJ ha seguido su curso.

En la revisión de tasas del jueves, el BOJ aplazó el momento en que espera alcanzar su objetivo de inflación de 2 por ciento por cuarta vez en el último año, mientras las débiles exportaciones y el consumo dañaron el crecimiento, dando a Kuroda una buena razón para apretar el gatillo.

Los mercados estaban tomando también por descontado la perspectiva de un mayor alivio, lo que significaba que Kuroda se arriesgaba a otro brote de inoportunas alzas del yen y descensos en las acciones al mantenerse firme, que fue lo que ocurrió exactamente.

No obstante, los hogares y las compañías, aún confundidos sobre cómo podría ayudar a la economía la decisión del banco central de adoptar tasas de interés negativas, no están de humor para recibir otra ronda de estímulos todavía, dijeron las fuentes cercanas al pensamiento del BOJ.

Reporte de Leika Kihara; editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below