18 de mayo de 2016 / 14:42 / en un año

G-7 y mercados enfrentan dificultades para calmar volatilidad del yen

Ilustración fotográfica realizada en Tokio de diversos billetes de 10.000 yenes, ago 2, 2011. Los mercados mundiales seguirán de cerca esta semana el encuentro del Grupo de los Siete (G-7) que se celebra en Japón, a fin de tomar en cuenta cuánto margen se le dará a la nación anfitriona para alentar su crecimiento económico e inflación, específicamente a través de la depreciación del yen. REUTERS/Yuriko Nakao

LONDRES, 18 mayo (Reuters) - Los mercados mundiales seguirán de cerca esta semana el encuentro del Grupo de los Siete (G-7) que se celebra en Japón, a fin de tomar en cuenta cuánto margen se le dará a la nación anfitriona para alentar su crecimiento económico e inflación, específicamente a través de la depreciación del yen.

La economía japonesa tiene dificultades por el fortalecimiento del tipo de cambio, que perjudicó al crecimiento, profundizó la deflación, aplastó los precios de las acciones y llevó al Banco de Japón a imponer tasas de interés negativas sobre ciertos depósitos bancarios.

Si bien la economía nipona se expandió a su ritmo más veloz en un año en el primer trimestre, los analistas dijeron que los datos del miércoles no fueron suficientemente fuertes como para descartar las preocupaciones sobre una contracción este trimestre. En pocas palabras, la estrategia de política monetaria denominada “Abenomics” sigue en problemas.

La pregunta es qué puede hacer el primer ministro Shinzo Abe para restaurar la fortuna económica japonesa sin incurrir en la ira de sus socios del G-7. Una opción sería la intervención directa para contener a una moneda que repuntó 10 por ciento en lo que va del año.

Las oscilaciones del yen son un reflejo más amplio de la percepción del mercado a nivel global. Las alzas del yen perjudican a la economía japonesa pero también indican cautela de los inversores y una reducción del apetito por el riesgo.

En un mundo donde los retornos del crecimiento y la inversión son bajos, los funcionarios preferirían no tener una volatilidad alta en torno a un yen que se fortalece.

Ese fue el escenario este año cuando su avance coincidió con una fuerte caída de las acciones mundiales, mayores diferenciales de crédito y una escalada en la volatilidad, una confluencia de eventos en parte alimentada por la imposición de tasas negativas de parte del Banco de Japón.

En público, los funcionarios de Finanzas del G-7 que se reúnen en Sendai probablemente reiterarán compromisos previos de no manipular el tipo de cambio y abstenerse de devaluaciones competitivas. El temor es que si Japón interviene para debilitar al yen, otras economías emergentes del G-20, como China, podrían hacer lo mismo con sus monedas.

Reporte de Jamie McGeever. Editado en español por Gabriel Burin y Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below