9 de junio de 2016 / 17:37 / en un año

Tasas cambiarias del dólar encienden alarmas de tiempos de crisis

LONDRES (Reuters) - La escasez de dólares y su alta demanda en el mundo están tensionando ciertas tasas de cambios basadas en la moneda estadounidense hasta niveles más asociados con periodos de extrema inquietud en los mercados, lo que supone una señal de alerta para todo el sistema financiero.

El retrato de Benjamin Franklin en un billete de 100 dólares, sep 9, 2010. La escasez de dólares y su alta demanda en el mundo están tensionando ciertas tasas de cambios basadas en la moneda estadounidense hasta niveles más asociados con periodos de extrema inquietud en los mercados, lo que supone una señal de alerta para todo el sistema financiero. REUTERS/Yuriko Nakao/File Photo

Los rendimientos en mínimos históricos de las inversiones están empujando a los operadores en la zona euro y de Japón a comprar bonos estadounidenses, lo que está teniendo un efecto negativo y potencialmente costoso de deprimir los retornos en Estados Unidos y la rentabilidad de sus bancos.

En la superficie, los bancos están más saludables que en cualquier otro momento tras el colapso financiero de 2008 y la posterior recesión. Pero las tensiones en los mercados de swaps de divisas, sobre todo del yen, están dando a los banqueros algo en lo que pensar.

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) advirtió dos veces en el último mes de los riesgos para la estabilidad financiera global que presentan las “anomalías” en los mercados cambiarios por el avance del dólar en los dos últimos años.

Esas anomalías han sido sometidas a un escrutinio especial en las últimas semanas luego que la subida del dólar se moderó. Porque en vez de bajar, la prima por los fondos en dólares en los mercados de operaciones de canjes ha seguido aumentando.

La tasa de cambios de divisas básica en operaciones de canje, el costo efectivo de cambiar una moneda por otra sin el riesgo de la tasa cambiaria, es una medida de la escasez de una moneda en relación a otra. En mercados benignos, no habrá virtualmente ninguna prima de una sobre otra.

Las corporaciones multinacionales que necesitan dólares para propósitos de financiación o inversores más sofisticados que esperan beneficiarse de los diferenciales en las tasas de interés suelen ser lo más implicados en los en los mercados de swaps de divisas.

La demanda de dólares durante la crisis financiera de 2007-08 elevó la prima a récords muy por encima de la norma, lo que reflejo una tensión sin precedentes en el sistema.

Billones de dólares de liquidez del banco central y años de tasas de interés en cero e incluso negativas hicieron caer la prima de riesgo, pero sigue siendo significativa. Y la culpa de los rendimientos negativos recae sobre todo en la zona euro y Japón.

Stuart Sparks, estratega de tasas del Deutsche Bank en Nueva York, dijo que la demanda por activos estadounidenses de más alto rendimiento desde la zona euro y Japón está causando “dislocaciones en los mercados” y podría recortar la rentabilidad de los bancos estadounidenses con el tiempo.

“Esto está reduciendo los retornos de los activos disponibles para los bancos estadounidenses y los márgenes netos de intereses. Y en un tiempo de mayores requisitos de capital es una preocupación”, comentó Sparks.

El valor de las acciones de los bancos estadounidenses ha caído un 4 por ciento en lo que va de año, un desempeño menor que el alza de un 4 por ciento de los índices más amplios de Wall Street.

Las tasas para operaciones a tres meses dólar/yen están en -75 puntos básicos, lo que significa un premio para el financiamiento en dólares de 75 puntos básicos frente a los préstamos comparables en yenes. Esa tasa estuvo cerca de -60 puntos básicos durante el año y se había acercado a los -100 puntos básicos a fines de 2011.

Si bien los niveles están lejos de los extremos vistos durante la crisis financiera, ocho años después aún son significativos. Antes de 2008, los costos de financiamiento entre euro y dólar eran prácticamente los mismos.

Según Fitch Ratings, más de 10 billones de dólares en deuda gubernamental en el mundo ofrecen tasas negativas, y casi todas son obligaciones de la zona euro y de Japón.

Esto a contribuido a una fuerte reducción de los diferenciales entre los rendimientos de corto plazo, no sólo en la zona euro y Japón, en Estados Unidos la curva de rendimientos también ha perdido pendiente.

Editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below