24 de junio de 2016 / 19:27 / en un año

Brexit podría forzar al BCE a aplicar más políticas de alivio monetario: analistas

La sede del BCE en Fráncfort, el 21 de enero de 2016. La decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea podría obligar al Banco Central Europeo (BCE) a inyectar aún más estímulos, justo cuando la entidad esperaba terminar con su política de alivio monetario tras años de esfuerzos extraordinarios, dijeron el viernes analistas. REUTERS/Kai Pfaffenbach

FRANCFORT (Reuters) - La decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea podría obligar al Banco Central Europeo (BCE) a inyectar aún más estímulos, justo cuando la entidad esperaba terminar con su política de alivio monetario tras años de esfuerzos extraordinarios, dijeron el viernes analistas.

El desplome en la confianza de los inversores y la turbulencia de los mercados mermará las inversiones y el crecimiento en Reino Unido y la zona euro, afectando de paso la inflación, incluso cuando el BCE está haciendo lo imposible para impulsar los precios al consumidor.

Es improbable que el BCE tome acciones precipitadas y esperará por lo menos hasta su reunión de septiembre, cuando se presentarán nuevas previsiones económicas, por lo que usará la reunión de julio para orientar a los mercados. La entidad ha destacado su paciencia con las medidas actuales, lo que sugiere que se tomará un tiempo para evaluar el impacto del “Brexit”.

“En la zona euro, los efectos secundarios del Brexit se materializarán a través de canales comerciales, financieros y de confianza”, dijo el economista de UniCredit Erik Nielsen. “En general, tenemos la intención de bajar la previsión del PIB de la zona del euro para 2017 a un rango de entre 0,5 y 1 por ciento desde el actual 1,6 por ciento”, agregó.

Es poco probable también una reacción rápida del BCE, ya que su previsión de inflación puede contener una suerte de amortiguador, luego de que las proyecciones presentadas a comienzos de este mes no incorporaran plenamente el impacto esperado de las medidas aprobadas pero aún no implementadas.

El BCE podría recortar aún más su tasa de depósito, actualmente bajo cero, aunque su margen de maniobra es limitado, ya que las tasas negativas afectan las ganancias de los bancos y una menor capacidad de los prestamistas para entregar créditos contrarrestaría el estímulo que el banco central quiere ofrecer.

El paso más sencillo podría ser ampliar el programa mensual de compra de activos de 80.000 millones de euros más allá de marzo del próximo año, pero también es posible aplicar nuevos instrumentos, según analistas.

“Nuestro pronóstico ya anticipa un mayor alivio monetario en septiembre, a través de una extensión del programa en curso de compra de activos hasta fines de 2017”, dijo el economista de JPMorgan Greg Fuzesi.

El BCE dijo el viernes que está dispuesto a suministrar liquidez al euro y otras divisas en caso de ser necesario.

“Tras el resultado del referendo británico, el Banco Central Europeo está vigilando de cerca los mercados financieros y está en estrecho contacto con otros bancos centrales”, dijo la entidad en un comunicado.

Reporte de Balazs Koranyi. Editado en español por Rodrigo Charme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below