27 de julio de 2016 / 15:47 / hace un año

Versión debilitada de La Niña aleja temores de pérdidas de soja y maíz en Sudamérica: expertos

Un poroto de soja en un cultivo en Primavera do Leste, Brasil, feb 7, 2013. El fenómeno climático La Niña se presentaría como una versión debilitada durante el verano en Sudamérica, lo que reduciría los riesgos de pérdidas en las cosechas de soja y maíz por el clima seco que acompaña al evento en la región, dijeron expertos. REUTERS/Paulo Whitaker

BUENOS AIRES (Reuters) - El fenómeno climático La Niña se presentaría como una versión debilitada durante el verano en Sudamérica, lo que reduciría los riesgos de pérdidas en las cosechas de soja y maíz por el clima seco que acompaña al evento en la región, dijeron expertos.

La Niña, el fenómeno contrario de El Niño, consiste en una aceleración de los vientos ecuatoriales (alisios) que provoca un enfriamiento del Pacífico del Ecuador y lluvias inferiores a las comunes en Argentina, Paraguay, Uruguay y el sur de Brasil, así como fuertes precipitaciones en otras partes del mundo.

Sin embargo, debido a que hasta mediados de año se registró un intenso fenómeno El Niño, su contraparte femenino recién se asentaría a partir de diciembre y en una versión aminorada, lo que ahuyenta temores a condiciones climáticas extremas y hasta genera expectativas favorables para los cultivos del sur de Brasil.

Sudamérica es una de las fuentes principales de exportaciones de alimentos del mundo, en particular de soja y de maíz.

“Los efectos de La Niña, que según los modelos (climáticos) sería débil, recién se sentirían en el verano (austral), sobre todo entre fines de diciembre e inicios de enero”, dijo a Reuters Stella Carballo, experta del Instituto Clima y Agua de Argentina, el principal exportador mundial de aceite y harina de soja.

“Pero creo que vamos a sortear muy bien el inconveniente. Tenemos mucha agua en los perfiles, se esperan lluvias en octubre y noviembre, con lo que vamos a tener buena humedad para la siembra de gruesa (soja y maíz) y el momento de definición de rindes del trigo”, agregó.

En el sur de Brasil, el principal proveedor mundial de granos de soja, los pronósticos de una versión moderada también generan alivio a los productores.

“Esta La Niña no está apuntando para una sequía, es una La Niña que está comenzando. Y como ella está comenzando, no va a tener ese efecto muy intenso de sequía en el sur”, dijo Patricia Madeira, meteoróloga de la consultora Climatempo.

El fenómeno “será bueno para la próxima cosecha de granos. No tiene nada que traiga preocupaciones, si va a faltar o traer muchas lluvias. Las lluvias van a ser irregulares, pero van a estar”, señaló.

En su reporte mensual de granos de julio, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estimó la cosecha de soja 2016/17 de Brasil en 103 millones de toneladas, desde los 96,5 millones de la campaña previa, y la de Argentina en 57 millones de toneladas, frente a los 56,5 millones del ciclo 2015/16.

Con respecto al maíz 2016/17, el USDA prevé que la producción de Argentina del cereal será de 34 millones de toneladas, por encima de los 28 millones del ciclo anterior.

PARAGUAY Y URUGUAY

En Paraguay, el cuarto exportador mundial de soja, las previsiones también señalan la llegada de una La Niña tardía y debilitada.

“Su presencia se daría en noviembre o diciembre, lo que significa que nos va a encontrar con toda la soja plantada, a un mes de su cosecha y con bastante reserva de agua en el suelo”, dijo José Berea, presidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO).

“Estamos atentos a lo que puede suceder pero no vemos síntomas de una preocupación muy seria”, explicó.

Mientras tanto, Uruguay sería el país con más probabilidades de sentir un impacto negativo por La Niña a fin de año debido a que, a diferencia de las demás regiones agrícolas de la región, recibió menos agua del inestable El Niño en el primer semestre.

“En Uruguay en enero no llovió, lo que secó bastante los suelos y hasta hubo pérdidas en maíz. Por otro lado, ahí, debido a que a los pocos metros tienen granito, los suelos no tienen una gran capacidad de reserva de agua”, explicó Carballo.

Reporte de Maximilian Heath en Buenos Aires, Roberto Samora en Sao Paulo y Mariel Cristaldo en Asunción. Editado por Walter Bianchi y Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below