30 de septiembre de 2016 / 16:06 / hace un año

Baja calidad de semillas de soja duplica costos de siembra en zonas centrales de Argentina

BUENOS AIRES (Reuters) - Problemas de calidad en las semillas de soja de Argentina, causados por amplias lluvias a inicios de año, están duplicando los costos de siembra del grano del ciclo 2016/17 en regiones agrícolas clave del país, dijeron fuentes del sector.

Fuertes tormentas afectaron en abril a la principal región agropecuaria argentina, lo que provocó importantes pérdidas en la cosecha de soja 2015/16 del principal proveedor mundial de aceite y harina derivados de la oleaginosa.

Ahora, semanas antes del inicio de la siembra de la campaña 2016/17, los efectos de esas lluvias continúan generando dolores de cabeza a productores del corazón agrícola, que deben comprar simiente nueva en vez de usar semillas reproducidas en su propia cosecha, lo que causa un incremento en sus costos productivos.

Las regiones cuyas semillas fueron más afectadas por los excesos de agua son las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, cuya superficie representa un 25 por ciento de los 20,6 millones de hectáreas sembrados con soja en la temporada pasada.

En zonas como la localidad de Totoras, en el sur de Santa Fe, los daños abarcan la mitad de las semillas obtenidas.

“De todo lo que se cosechó de semillas después del temporal de abril, no sirve nada”, dijo a Reuters Gustavo Adorante, gerente de esa localidad de Agricultores Federados Argentinos.

“La faltante se ha ido cubriendo trayendo semilla de otros lados. Por eso el productor está gastando en semilla un promedio de 50 dólares por hectárea, cuando si hubiera hecho su reserva (propia) hubiera gastado 20 dólares por hectárea”, explicó.

El director de Investigación de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola de Argentina (AACREA), Gustavo Bert, también estimó un crecimiento de alrededor de 100 por ciento en el costo de siembra de soja, a entre 40-50 dólares por hectárea, por la baja calidad de las semilla de segunda generación.

En Argentina es común que los agricultores reproduzcan semillas de soja para sembrar en campañas futuras, algo que la ley actual permite gratuitamente.

Pero esa práctica ha generado duros choques con la gigante Monsanto, que busca cobrar regalías por cada utilización de sus semillas modificadas genéticamente, lo que llevó al Gobierno a enviar al Congreso un proyecto para obligar al pago por las primeras dos campañas de uso de semillas de segunda generación.

Por otro lado, según Cristian Russo, analista de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), los rendimientos del cultivo podrían caer en los campos donde se siembren semillas de baja calidad.

“Lo que puede pasar específicamente es una germinación desuniforme en tiempo y en espacio”, dijo Russo, que señaló que en partes de las regiones afectadas se sembraría alrededor de un 10 por ciento del área con semillas de escaso vigor.

En esas áreas, “para compensar (la baja calidad de simiente), habría más plantas por metro, que van a competir dentro de la misma soja por los recursos. Y eso tiene efecto y eso termina afectando el rinde”, explicó.

Reporte de Maximilian Heath; Editado por Maximiliano Rizzi/Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below