30 de septiembre de 2016 / 18:17 / en un año

El yuan se prepara para estatus de divisa global, pero persisten dudas sobre reformas

SHANGHÁI (Reuters) - El yuan se unirá formalmente el sábado al dólar estadounidense, al euro, al yen y a la libra esterlina como moneda de reserva global, en un hito clave en la larga campaña de China por incrementar su influencia en la escena mundial.

Arreglo de varias divisas, entre ellas el yuan chino, el dólar estadounidense, el euro y la libra británica. Fotografía ilustrativa tomada el 25 de enero de 2011. El yuan se unirá formalmente el sábado al dólar estadounidense, al euro, al yen y a la libra esterlina como moneda de reserva global, en un hito clave en la larga campaña de China por incrementar su influencia en la escena mundial. REUTERS/Kacper Pempel/Illustration/File Photo

El yuan, también conocido como renminbi, será añadido oficialmente por el Fondo Monetario Internacional (IMF) a su cesta de divisas en momentos en que el Partido Comunista celebra la fundación de la República Popular de China en 1949.

La medida en si no impactará mucho en los mercados financieros, dado que fue anunciada el año pasado, pero pondrá la a menudo opaca política económica y cambiaria de China más en el centro de la atención internacional en la medida en que bancos centrales sumen activos en yuanes a sus reservas.

China sorprendió a los mercados cuando devaluó su moneda el año pasado y desde entonces ha permitido que el yuan se debilite a cerca de mínimos de seis años, sumando preocupaciones a un crecimiento global ya débil.

Algunos observadores temen también que el compromiso del Gobierno chino con una mayor apertura a los mercados y reformas al sector financiero se disipe tras su éxito diplomático.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, subrayó ese riesgo el jueves al decir que el yuan está lejos de convertirse en una moneda de reserva a nivel global. Pese a reconocer el “enorme” cambio que ha experimentado China en los últimos 10 años y que ha abierto su divisa, Lew dijo que el país aún tiene trabajo por hacer en cuanto a reformas económicas.

“Ser parte de la canasta SDR del FMI está lejos de ser una divisa global de reserva”, dijo refiriéndose al estatus de Derechos Especiales de Giro (SDR por sus iniciales en inglés) que son utilizados como unidad de cuenta del FMI.

China ha seguido liberalizando partes de sus mercados domésticos, lo que incluyó la apertura de su mercado de bonos interbancarios a todos los inversores “a mediano y largo plazo” en febrero.

Pero muchos analistas creen que la agenda general de reformas ha perdido impulso, pues al Gobierno le preocupa más estabilizar la economía después de que el crecimiento se desaceleró a su nivel más bajo en 25 años.

A diferencia de otras monedas que integran la canasta global del FMI, el yuan sigue estando altamente controlado, y persisten los interrogantes acerca de cómo China maneja su valor pese a los repetidos compromisos de dar a los mercados más influencia en el tipo de cambio diario que fija el banco central.

Las operaciones cambiarias raramente se apartan mucho de ese valor fijado cada mañana. Los operadores dicen que los bancos estatales todavía intervienen a veces en nombre del banco central para respaldar a la moneda cuando se mueve de manera brusca.

El yuan se negocia actualmente a 6,67 unidades por dólar, un retroceso del 2,7 por ciento respecto al comienzo de año.

Reporte de Nathaniel Taplin; editado en español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below