21 de junio de 2013 / 12:53 / en 4 años

Mercados bursátiles, ansiosos porque se quedan sin la Fed

Por Rodrigo Campos

NUEVA YORK (Reuters) - Los mercados bursátiles han recibido el aviso de la Reserva Federal: a partir de ahora, están solos.

Los mercados bursátiles de todo el mundo han caído abruptamente tras los comentarios el miércoles del presidente de la Fed, Ben Bernanke, sobre los planes del banco central de Estados Unidos de reducir sus compras mensuales de activos por 85.000 millones de dólares.

Las acciones estadounidenses sufrieron su peor ola de ventas de dos días desde noviembre del 2011, y el promedio industrial Dow Jones perdió 354 puntos el jueves.

Los descensos, si continúan, justificarían los temores de aquellos que creyeron que el repunte que llevó al S&P 500 a máximos históricos el mes pasado sólo se debía a la intervención de la Fed.

“Continuaremos viendo volatilidad hasta que lleguemos al punto en que los mercados asuman el hecho de que tenemos una recuperación sustentable en nuestras manos, que no requiere de terapia intensiva”, dijo Peter Kenny, estratega principal de mercado en Knight Capital.

Aún cuando la medida significa teóricamente que los fundamentos del mercado cobrarán importancia, la ola de ventas demuestra que el proceso será complicado de transitar para operadores e inversores, que irán encontrando datos económicos que probablemente emitirán señales contradictorias.

AJUSTANDOSE A LA REALIDAD

Muchos esperan vaivenes pronunciados en los próximos meses mientras el mercado se vaya ajustando a esta nueva realidad.

Los inversores probablemente se lamenten por datos económicos sorpresivamente fuertes que acelerarían la salida de la Fed de los mercados, irónicamente poniendo al mercado en la posición de desear cifras económicas “buenas pero no tanto”.

De la misma manera, si la Fed se encamina a reducir su programa de compra de bonos ante la ausencia de alguna calamidad, las señales de un crecimiento económico mediocre tampoco inspirarán compras.

En lo que va de este año, “fue una cuestión de ‘datos buenos son buenos y datos malos son buenos’”, dijo Brian Jacobsen, estratega de cartera en Wells Fargo Funds Management en Menomonee Falls (Wisconsin).

“Ya no se pueden seguir tomando datos malos como una excusa para el repunte del mercado”, agregó el analista.

Los inversores están prácticamente divididos en partes iguales respecto a si la Reserva Federal podrá manejar la transición hacia tasas de interés más altas sin hacer un serio daño a la economía, de acuerdo a un índice de optimismo de los inversores elaborado por Wells Fargo/Gallup Investor y divulgado el jueves.

Un 46 por ciento de los encuestados dijeron que la Fed tendrá éxito, mientras que un 43 por ciento dijo que la economía sufrirá un gran daño cuando cambie la política.

Ahora mismo, los participantes del mercado tienen dificultados con esto. El índice CBOE de la volatilidad, un indicador de la ansiedad en Wall Street, saltó un 23 por ciento el jueves a 20,49, la primera vez este año que supera la marca de 20, una línea de demarcación que suele ser muy usada para separar mercados calmos de estresados.

Junto con la volatilidad, existen otros indicadores que muestran una creciente preocupación por las caídas. La “desviación” de un mes del S&P, que mide la diferencia entre la compra de opciones de venta en baja y opciones de compra en alza, se incrementó a un máximo en un año, de acuerdo a Credit Suisse. Eso significa que la protección a caídas se volvió muy cara.

Además, en un día en que menos de un 5 por ciento de los componentes del S&P 500 terminó con alzas, las acciones de CME Group alcanzaron un máximo en 52 semanas, una señal de que los inversores estiman que las transacciones con derivados aumentarán al ser usadas como protección contra pérdidas.

MIRANDO LOS PRECIOS

Para algunos, las ventas no están justificadas ya que Bernanke dejó en claro que sólo cuando la economía esté lo suficientemente saludable para crecer por sí sola la Fed retirará el programa de estímulos.

Además, a pesar de la reciente volatilidad, los mercados estadounidenses han estado en un relativo oasis en comparación con los mercados bursátiles del resto del mundo, que se han visto más fuertemente afectados desde que Bernanke abordó la reducción del estímulo el 22 de mayo.

El índice Nikkei 225 de la bolsa de Tokio perdió casi un 17 por ciento desde el 21 de mayo, el Bovespa de Sao Paulo cayó un 15 por ciento en ese lapso, y el índice MSCI global ha perdido un 7,1 por ciento. El S&P sólo ha bajado un 4,9 por ciento, una señal de que los inversores creen que la perspectiva de Estados Unidos es más fuerte.

“Si uno observa los fundamentos de las acciones estadounidenses, no sólo en forma independiente sino que en relación al resto del mundo, en ambas categorías es verdaderamente difícil encontrar un activo más atractivo en este momento que las acciones estadounidenses”, dijo Stephen Sachs, a cargo de mercados de capital en ProShares.

Reporte adicional de Angela Moon y Jonathan Spicer; editado por Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below