17 de septiembre de 2013 / 17:56 / hace 4 años

Precios al consumidor en EEUU permanecen contenidos en agosto

Un grupo de mujeres de compras en una tienda de la minorista Forever 21 en Nueva York, ago 19 2013. Los precios al consumidor en Estados Unidos apenas subieron en agosto, pero el aumento del alquiler y de los costos médicos apuntaban a cierta estabilidad en la inflación subyacente que podría permitir a la Reserva Federal comenzar a reducir sus compras de bonos. REUTERS/Lucas Jackson

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Los precios al consumidor en Estados Unidos apenas subieron en agosto, pero el aumento del alquiler y de los costos médicos apuntaban a cierta estabilidad en la inflación subyacente que podría permitir a la Reserva Federal comenzar a reducir sus compras de bonos.

El informe publicado el martes por el Departamento del Trabajo mostró una inflación mayormente contenida, pero algunos detalles sugieren que la presión a la baja en los precios vista este año probablemente ya llegó a su fin.

“Esto debería dar a las autoridades mayor confianza de que la debilidad de la inflación en la primera mitad (del año) fue de hecho transitoria”, comentó Joseph LaVorgna, economista jefe de Deutsche Bank Securities en Nueva York.

“Como resultado, algunos participantes (...) podrían sentirse marginalmente más cómodos con una mini reducción del alivio cuantitativo”, agregó.

Los funcionarios de la Fed se reunían el martes y miércoles para deliberar sobre política monetaria.

La mayoría de los economistas prevén que el banco central estadounidense anuncie una reducción de sus compras mensuales de bonos por 85.000 millones de dólares mensuales al finalizar la reunión de política monetaria.

El Departamento del Trabajo dijo que su Indice de Precios al Consumidor subió un 0,1 por ciento el mes pasado debido a una caída de los costos de la energía y a una mantención de los precios de los alimentos.

El IPC había subido un 0,2 por ciento en julio.

En los 12 meses hasta agosto, el incremento del IPC se desaceleró a un 1,5 por ciento tras escalar un 2,0 por ciento en el año hasta julio.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban que los precios al consumidor subirían un 0,2 por ciento el mes pasado y un 1,6 por ciento en la comparación interanual.

Excluyendo los volátiles costos de energía y alimentos, el llamado índice subyacente de precios al consumidor subió un 0,1 por ciento tras avanzar un 0,2 por ciento en cada uno de los últimos tres meses. Alquileres y cuidados médicos fueron responsables de buena parte del incremento del índice subyacente.

Eso llevó al incremento del IPC subyacente en los últimos 12 meses a un 1,8 por ciento, el mayor aumento desde marzo. El IPC subyacente escaló un 1,7 por ciento en julio.

Previamente en el año, la inflación subyacente se desaceleró y alcanzó niveles que provocaron inquietud entre algunos funcionarios de la Fed. En junio tocó un mínimo nivel en dos años de un 1,6 por ciento, pero ha estado subiendo en los últimos dos meses.

¿LA INFLACION BAJA ES TEMPORAL?

La Fed busca una inflación de un 2 por ciento, aunque sigue un indicador que tiende a arrojar lecturas un poco menores al IPC.

El presidente de la Fed, Ben Bernanke, considera que la inflación baja es temporal y prevé que los precios subirán en la medida en que la economía se fortalezca.

El dato de inflación respaldaba los precios de los bonos del Gobierno de Estados Unidos a largo plazo. El dólar se depreciaba marginalmente frente a una cesta de monedas de referencia, mientras que las acciones estadounidenses subían.

Las tasas de interés han subido en los últimos meses en anticipación al anuncio de reducción del estímulo de la Fed. Sin embargo, no hay mayores señales que sugieran que las tasas hipotecarias más altas estén conteniendo las construcciones de casas.

Otro informe publicado el martes mostró que la confianza entre constructores de casas en Estados Unidos se mantuvo sin cambios en septiembre, en 58, tras cuatro meses consecutivos al alza, según datos divulgados por la Asociación Nacional de Constructores de Casas (NAHB, por su sigla en inglés).

Datos del Departamento del Tesoro también mostraron que el país registró un ingreso neto de capitales por 56.700 millones de dólares en julio, con lo que revirtió la salida neta revisada al alza de 19.700 millones de dólares de junio.

El mes pasado, la inflación estadounidense fue contenida por una caída del 0,3 por ciento en el precio de la energía debido a una baja del costo de la gasolina, la electricidad y el gas natural.

Además de alimentos y energía, los costos de la vivienda y de la salud subieron.

Los costos de salud subieron un 0,6 por ciento el mayor incremento desde julio del 2007.

“Lo que los consumidores están ahorrando en gasolina están gastando en salud y alquiler”, explicó Jay Morelock, economista de FTN Financial en Nueva York.

Traducido al español por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below